Tener intolerancia a la lactosa no significa que tengas que renunciar a la leche ni a sus derivados, ya que  es un alimento nutritivo y básico en tu alimentación. La lactosa es un disacárido que se encuentra de forma natural en la leche materna y en las animales. Es el azúcar mayoritario y está formado por glucosa y galactosa.

Es muy importante no confundir las alergias alimentarias con las intolerancias. La alergia siempre implica un mecanismo inmunológico, pues tu cuerpo responde al ataque de un antígeno (en este caso el alimento) produciendo anticuerpos para luchar contra el “agente invasor”. Esto provoca una reacción desproporcionada liberando sustancias químicas (como la Histamina) que puede `provocar reacciones que pueden llegar a ser muy peligrosas como; problemas para respirar, opresión de garganta, tos, ronquera, vómitos, dolor de estómago, urticaria, inflamación o disminución de la tensión arterial.

La intolerancia a la lactosa puedes dar muchos problemas si no llevas una dieta adecuada.

Qué es la intolerancia a la lactosa

Las intolerancias son reacciones más sutiles, que se producen porque tu sistema digestivo no es capaz de digerir o procesar algún alimento o componente, normalmente porque la enzima encargada de su degradación tiene poca o ninguna actividad. Entre las más comunes está la intolerancia a la lactosa, que es fácil de diagnosticar a través de una prueba oral de provocación con lactosa, una analítica de heces o la prueba del hidrógeno expirado.

La intolerancia a la lactosa no debe confundirse con la alergia a las proteínas de la leche de vaca. Pues su tratamiento dietético es diferente y la evolución de los síntomas también.

En la intolerancia a la lactosa falla la enzima lactasa que está en el borde en cepillo de la mucosa intestinal. Una gastroenteritis, una diarrea intensa o enfermedades inflamatorias del intestino, pueden generar una intolerancia temporal.

Los países del sur de Europa, las personas de raza negra y algunos pueblos de África y Asia tienen mayor incidencia, por lo que se pueden beneficiar de alimentos sin lactosa.

Factores que afectan a la intolerancia a la lactosa

  • Actualmente se estima que un 34% de la población española es intolerante a la lactosa pero solo el 10% está diagnosticado. 
  • El 75% de los actuales consumidores de leche sin lactosa se declaran no intolerantes y lo toman por una motivación de salud (me sienta bien, es más sana). El otro 25% lo toma por régimen, entendiéndolo como dieta restrictiva en el consumo de lactosa.
  • Es muy extraño que alguien nazca con esta intolerancia. Lo más común es adquirirla con el paso del tiempo y que no sea reversible.
  • Una de las alternativas de productos para los intolerantes son los productos sin lactosa.
  • El 80% de los consumidores de leche sin lactosa venían de consumir leche clásica.
  • El consumidor de leche sin lactosa es más femenino (aprox. 80% mujeres). 
  • La mejoria de los síntomas son casi inmediatos.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

  • Naúseas
  • Dolor abdominal
  • Espasmos
  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Gases abdominales y flatulencias
  • Diarreas ácidas
  • Haces pastosas y flotantes
  • Defecación explosiva
  • Enrojecimiento perianal
  • Cansancio
  • Pesadez
  • Mal estar general

Si notas que cuando consumes lácteos sufres alguno o varios de estos síntomas, te recomendamos que se lo comentes a tu médico o nutricionista, como ya te hemos comentado el diagnóstico es rápido e indoloro. Una vez tengas el diagnóstico y dejes de consumir lactosa notarás cómo tu salud mejora y te encontrarás mucho mejor.

En la actualidad hay múltiples formulas lácteas sin lactosa, tanto para niños como para adultos, que ayudan a que la alimentación de estas personas sea muy fácil. Consulta en este artículo recetas fáciles de bebidas vegetales caseras.

Ideas de postres sin lactosa

Arroz ligero sin lactosa

Ingredientes:

  • 1/2 kilo de arroz
  • Corteza de limón (parte amarilla)
  • 1 litro de lecha sin lactosa u otra bebida vegetal
  • 1 rama de canela
  • Canela en polvo
  • 250 g de Stevia

Preparación:

En una olla pon el arroz con agua, la rama de canela y la corteza de limón. Llévalo a ebullición, cuando el arroz haya consumido la mayor parte del agua añade la leche (mejor caliente) poco a pòco, la canela según tu gusto y la stevia (recuerda que endulza mucho más que el azúcar). Déjalo que se haga hasta que esté blandito. Cuando esté hecho retíralo del fuego, deja que se acabe de hacer reposando.

Magdalenas sin lactosa

Ingredientes:

Vamos a usar como medida el vasito de yogurt

  • 1 yogurt sin lactosa
  • 1 de aceite de girasol
  • 2 de azúcar
  • 3 de harina
  • 3 huevos
  • 1 sobre de levadura

Preparación:

Bate los huevos junto con el yogur. Añade el aceite de girasol, a continuación el azúcar y por último la harina junto con la levadura. Distribuye en cápsulas de magdalenas y hornea a 180ºC durante 18 minutos. Déjalas enfriar y las puedes guardar en una caja de lata para que queden tiernas durante más días.

Nuestro Nutricionista Online te aconseja que, si la leche te sienta mal o notas pesadez después de haberla ingerido, pruebes una sin lactosa y veas como reacciona tu cuerpo. Si tienes alguna duda sobre este tema u otro cualquiera pueds dejarnos un comentario y te asesoraremos.

Síguenos a través de las Redes Sociales como Facebook, Twitter, Pinterest, Google +, Instagramnuestro Canal de Youtubeo puedes bajarte gratis nuestra app a tu móvil.

Otras alergias e intolerancias