Las patologías del tubo digestivo, comparten síntomas y esto dificulta a veces su diagnóstico. En este post te explicamos sus diferencias y la dieta para colon irritable, colitis, síndrome de intestino irritable (SII) y enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

La incidencia de las enfermedades inflamatorias intestinales está aumentando en los últimos años, por eso es muy importante que aprendas a combinar los alimentos de modo que ayudes a compensar sus síntomas.

Sigue estos consejos para mejorar tu patología de colon irritable. Dieta para colon irritable

Qué es el colon irritable? qué es el síndrome de intestino irritable?

El síndrome del intestino irritable (SII) antes conocido como colon irritable es uno de los trastornos funcionales digestivos más frecuentes. Su diagnóstico se basa en los Criterios de Roma. Muchos de sus síntomas son comunes con otras patologías como la enfermedad inflamatoria intestinal (EII)

Colon irritable síntomas

Parece que el SII y la EII, suelen tener como antecedente una gastroenteritis aguda y comparten somatización a nivel del sistema nervioso, con ansiedad, depresión. Algunos autores creen que son dos manifestaciones de la inflamación del colon.

Tipos de Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Colitis síntomas

La Colitis se define como la hinchazón o inflamación del intestino grueso, del colon, que suele cursar con diarrea más o menos prolongada en el tiempo. Hay colitis agudas producidas por una intoxicación alimentaria, radioterapia (actínica), isquemia (falta de riego sanguíneo) o infección por una bacteria -colitis pseudomembranosa por chlostridium dificile-, virus -citomegalovirus- o parásito -criptosporidium-.

Colitis Ulcerosa y Crohn

Existen colitis crónicas, las más habituales son la Enfermedad de Crohn y la Colitis Ulcerosa. Pincha en los links para acceder a los artículos específicos de dichas patologías. 

Dieta para la inflamación del colon

Cuando existe patología aguda intestinal (gastroenteritis, colitis, enfermedad inflamatoria intestinal, colon irritable, etc.) es muy recomendable seguir los siguientes consejos:

Establece un horario fijo de 5-6 comidas, teniendo en cuenta:

  • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa e hidratos de carbono.
  • Tres comidas principales y dos/tres tentempiés.
  • No dejes pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
  • No dejes pasar más de 4-5 horas entre comidas.
  • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarte, debes tomar un snack (tipo media mañana o merienda).
  • Come tranquilo/a sin discusiones ni tensiones.
  • Mastica bien los alimentos y reposa después de las comidas.
  • No tomes líquidos a temperaturas muy frías ni muy calientes.
  • Cuando un alimento sienta mal, las molestias suelen aparecer a las 6 horas, si aparecen al día siguiente, es poco probable que sean debidas a ese alimento.
  • Evita los siguientes alimentos: alcohol, café, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), leche (yogures y queso), hidratos de carbono refinados (en especial los que contienen gluten), grasas refinadas, aditivos, colorantes y conservantes, alimentos procesados o muy elaborados.
  • Toma proteína en cada comida, especialmente moluscos, huevo, carnes y pescado, por su aporte de aminoácidos, pero no tomes raciones muy abundantes, pues en exceso generan una mayor producción de ácido clorhídrico en el estómago que favorece la acidez y los gases.
  • Aumenta el consumo de almidón resistente (arroz frío, fécula de patata, yuca, plátano macho) en tus ensaladas, sopas, caldos o green smoothies. El almidón resistente es el alimento de tus bacterias intestinales, aumenta la producción de butirato, acetato y propionato, que ayudan a regenerar la pared intestinal. El butirato protege también del cáncer de colon.
  • No mezcles féculas en la misma comida: pan, pasta, arroz, patatas, plátano, maíz, remolacha, calabaza.
  • Bebe de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas.
  • Prepara los alimentos a la plancha, cocidos, al vapor, horno… Evita preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa: fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
  • Puedes condimentar la comida con especias antiinflamatorias como cúrcuma, jengibre, para dar sabor a los platos.
  • Modera la cantidad de sal. En caso de retención de líquidos es recomendable la “sal sin sodio”.
  • La coca-cola, el café, el mate y el té son acalóricos, pero son potentes estimuladores de la insulina y del almacenamiento de grasa corporal, por lo que reduce su consumo y si los tomas, que sea en el desayuno junto con otros alimentos con fibra. El resto del día tómalos descafeinados.
  • El zumo de aloe vera, ayuda a regenerar la irritación e inflamación intestinal.
  • Intenta reducir el nivel de estrés pues provoca la misma respuesta fisiológica que la cafeína. Es recomendable practicar técnicas de relajación o yoga.
  • Practica ejercicio moderado al menos un poco más de lo habitual. 40 minutos de caminata al día.
  • Es conveniente repoblar la microbiota (flora intestinal) dos veces al año y en especial después de un proceso agudo, con un probiótico específico

Dieta sin FODMAPS en fase aguda

En muchos pacientes que tienen un gran componente de gases o distensión abdominal, es conveniente seguir la dieta sin FODMAPS que se basa en evitar los siguientes grupos de alimentos:

-F de Fermentable – hidratos de carbono que son fermentados por las bacterias y enzimas digestivas: achicoria, inulina y FOS (Fructanos). En condiciones normales estos alimentos son recomendables por su efecto prebiótico pero en estas personas favorecen una fermentación excesiva.
-O de Oligosacáridos: hidratos de carbono de cadena corta (ej. Fructanos y Galactanos)
-D de Disacáridos: hidratos de carbono de dos moléculas, el más problemático suele se la lactosa (azúcar de la leche).
-M de Monosacáridos: Hidratos de carbono de una sóla molécula como la fructosa.
-P de Polioles: sorbitol, manitol, maltitol, xilitol e isomalta.

Además se debe valorar la necesidad de:

  • Dieta sin lácteos ni gluten pues aumentan la mucosidad intestinal. El gluten está presente en todos los cereales menos en el arroz y en el maíz. El trigo contiene muchos FODMAPS, por eso al eliminar el pan, pasta, bollería y galletas, mejorará la inflamación intestinal.
  • Dieta pobre en residuos (evita la fibra: verduras, hortalizas, frutas –kiwi, fresas, albaricoques, ciruelas, cerezas-, puerros, pimiento, lechuga, legumbres, cereales integrales, carne fibrosa).
  • Evita irritantes: condimentos, café, alcohol, refrescos con gas o de cola, fritos, grasas.
  • Descarta intolerancias alimentarias a cítricos y tomate.
  • Descarta intolerancia transitoria a la grasa: aceite, mantequilla, margarina, nata, mahonesa, salsas, chocolate, fritos, bollería, etc.

En caso de diarrea es conveniente aumentar el consumo de alimentos astringentes como: plátano, zanahoria, membrillo, arándanos. También puedes beber agua de arroz, cociendo una parte de arroz por dos de agua, hasta que el líquido quede blanquecino.

En algunos pacientes con colitis ulcerosas se reduce la capacidad de fermentar el almidón resistente en el colon. Se están haciendo estudios con enemas de butirato y glutamina para mejorar la regeneración de la mucosa intestinal y con probióticos específicos.

Otras aproximaciones dietéticas se centran en aumentar el número de horas de ayuno. Proponen comer entre las 13 y las 21 horas para dar descanso al sistema intestinal. Según este estudio, durante el Ramadán, se reduce el número de brotes de colitis ulcerosa.

Fase de mantenimiento enfermedades de colon

La dieta para colon irritable en fase de recuperación o mantenimiento permite una vez por semana yogur y quesos suaves por su escaso contenido en lactosa, para determinar la tolerancia individual. En esta fase se irá incorporando de uno en uno los alimentos descartados en la fase aguda. 

Es conveniente aumentar el consumo de almidón resistente (arroz frío, fécula de patata, plátano macho), si se tolera bien y empezar a incluir vegetales con moderación que también ayudan a la producción de butirato y a regenerar la pared intestinal.

Siguiendo estos consejos lo llevarás mucho mejor, pero si necesitas una dieta para colon irritable personalizada en función de tus gustos, síntomas y horario, en Dieta Coherente podemos ayudarte.

Suplementos para el colón inflamado

Incluye en tu dieta para colon irritable, un suplemento de Plantago para regular el tránsito intestinal. En fases de diarrea tiene un efecto astringente y en fases de estreñimiento, facilita la evacuación. Toma 1-2 o dos sobres al día de Plantago, antes de las comidas. Agita y tómalo inmediatamente. dieta para colon irritable y colitis. Plantago sobres

Qué te ha parecido este artículo sobre dieta para colon irritable? Recuerda que nos puedes seguir a través de las Redes Sociales como Facebook, Twitter, Pinterest, Google +, Instagram o nuestro Canal de Youtube.