En este artículo te explicamos cómo hacer una dieta sin fructosa y sorbitol, indicada en la malabsorción de fructosa o en la intolerancia a la fructosa, dos trastornos que se confunden con frecuencia.

Qué es la fructosa?

La fructosa es un monosacárido que forma junto a la glucosa del azúcar común y que se encuentra de forma natural en frutas, verduras, cereales, caña de azúcar, miel y en pequeñas cantidades en algunas hortalizas.

Actualmente la fructosa se utiliza como edulcorante artificial y está presente en muchos más productos alimentarios y medicamentos.

La utilización de fructosa como edulcorante artificial es muy común, ya que es más dulce que el azúcar.

La puedes encontrar en la composición de refrescos, zumos comerciales, caramelos, bollería, platos preparados y en todos los productos denominados “sin azúcar añadido”.

La fructosa se absorbe en el intestino delgado mediante un transportador específico (GLUT5) y pasa a sangre gracias a otro transportador (GLUT2) no específico, que transporta también glucosa y galactosa.

 

Qué es el sorbitol

Vigila lo que comes si tienes intolerancia a la fructosa o al sorbitol, lee bien las etiquetas.El sorbitol o glucitol es un alcohol azúcar que se encuentra de forma natural en las algas rojas, en las hojas y frutos de las plantas rosaceae: pera, manzana, ciruela, membrillo, melocotón, albaricoque, peladillo.

Se usa como edulcorante, espesante y humectante, tiene un gran poder endulzante y pocas calorías. Revisa el etiquetado porque el aditivo 420 está presente en muchos productos dietéticos, embutidos y elaborados a base de carne (salchichas, patés, embutidos…), zumos comerciales, medicamentos, chicles y gominolas, bollería industrial, galletas, pasta de dientes, surimi, etc.

Tipos de intolerancia a la fructosa

Malabsorción fructosa (MF)

La Intolerancia a la fructosa también se conoce como malabsorción de la fructosa o intolerancia intestinal a la fructosa. Los síntomas comienzan cuando un bebé comienza a comer alimentos sólidos o leche maternizada.

Se produce por un déficit o inactividad del transportador específico (GLUT5). La fructosa no se absorbe y pasa al colon donde las bacterias intestinales la fermentan, originando la liberación de gases (hidrógeno, dióxido de carbono y metano).

La MF puede ser primaria, si los trasportadores GLUT 5 están disminuidos o no funcionan correctamente, es de carácter irreversible; o MF secundaria al daño de las células intestinales por celiaquía, enfermedad de Crohn, infecciones, efectos adversos de fármacos, etc. Ésta puede ser reversible al regenerar la mucosa intestinal.

Al consumir alimentos con fructosa se generan síntomas gastrointestinales como diarreas, dolor abdominal, náuseas o gases. Estas molestias dependen del grado de intolerancia, es decir de la actividad del transportador.

Intolerancia Hereditaria a la Fructosa (IHF)

Este trastorno metabólico también conocido como fructosemia, deficiencia de fructosa aldolasa B o deficiencia de fructosa 1,6 bifosfato aldolasa, es producido por una mutación genética, que causa una deficiencia de la enzima Aldolasa B, encargada de metabolizar la fructosa en el hígado. Para detectarla es necesario realizar una prueba genética específica.

Sus síntomas son similares a los de la galactosemia (incapacidad de utilizar el azúcar galactosa), con el tiempo son similares a la enfermedad hepática: agrandamiento de hígado y bazo, irritabilidad, convulsiones, sueño, ictericia (coloración amarilla en la piel o las escleróticas de los ojos), vómitos…

Las parejas en que alguno de los dos miembros tenga IHF y deseen tener un hijo, sería conveniente que realicen una asesoría genética.

Influencia de la glucosa en la absorción de fructosa

La glucosa mejora el umbral de absorción de la fructosa en personas con Intolerancia a la Fructosa. Esto es posible porque la fructosa tiene dos mecanismos de absorción, el Transportador GLUT5 específico para la fructosa (independiente de la concentración de glucosa) y otra vía que se activa en presencia de glucosa en el intestino delgado y permite absorber ambos azúcares.

Por ello, a mayor concentración de glucosa en el intestino, se podrá absorber más cantidad de fructosa. Pero debes tener en cuenta la relación fructosa/glucosa que ingieres. Los alimentos con un ratio igual a 1 serán mejor tolerados. Ratios mayores, como en la manzana (en 150 g hay 8,61 g fructosa y 3,05 g glucosa) son peor tolerados.

Por ello, te recomiendo que compruebes tanto la concentración de fructosa como la de glucosa en el etiquetado.

Entonces, se puede tomar azúcar en la intolerancia a la fructosa?

El azúcar de mesa también conocido como sacarosa está formado por una molécula de glucosa y una molécula de fructosa. En la digestión, la sacarosa se divide en glucosa y fructosa.

Como la fructosa se absorbe en el intestino delgado por el transportador específico (GLUT5) y pasa a sangre con la ayuda de otro transportador (GLUT2) no específico; para que se fabrique el GLUT2 hacen falta glucosa y galactosa, pero existe mucha variedad individual. Se estima que el 50% de los intolerantes a la fructosa, no toleran bien el azúcar de mesa.

Alimentos con mayor o similar cantidad de glucosa que de fructosa

  • Frutas con hueso: albaricoque, nectarina, melocotón, ciruela (contienen sorbitol).
  • Bayas: arándano, frambuesa, mora, fresa (> 3 g fructosa).
  • Cítricos: limón, lima, mandarina, naranja, pomelo, naranjas chinas.
  • Otras frutas: plátano, piña, kiwi, fruta de la pasión, ruibarbo (>3 g fructosa).

Alimentos enriquecidos en glucosa

  • Bebidas energéticas deportivas.
  • Geles y barritas de glucosa.

Puedes comprar glucosa o Fructaid en estas tiendas online: Solegraells Guzmán y Gadgets & Cuina.

Diagnóstico de la intolerancia a la fructosa

Malabsorción fructosa. Déficit transportador específico

Para diagnosticar la intolerancia a la Fructosa se realiza la prueba de hidrógeno del aire espirado. El paciente en ayunas ingiere una cantidad de fructosa, si se detecta hidrógeno en el aliento después de una hora, la persona se considerará intolerante.

Es una técnica muy sencilla, la primera medición es basal (sin haber ingerido fructosa) y las posteriores mediciones se realizan cada 15 a 30 minutos durante 90 a 150 minutos. Como la fructosa no puede entrar a las células intestinales, permanece en el lumen intestinal y es fermentada por las bacterias generando grandes cantidades de hidrógeno y metano que se pueden cuantificar en el aliento.

Antes del test existen unos requisitos: no tomar antibióticos ni antiácidos durante las 2 semanas previas al examen, desde el día anterior no consumir ningún hidrato de carbono: azúcar, frutas, verduras, legumbres, pan, pasta, lácteos, embutidos, chuches, refrescos o zumos; no haber recibido preparaciones endoscópicas ni realizado ningún estudio radiológico con papilla baritada las 2 semanas previas; no ponerse un enema la semana anterior; no realizar ejercicio, tomar chicles ni caramelos 8 horas antes; no fumar 2-3 horas antes y estar en ayuno 12 horas antes de la prueba.

Es aconsejable cepillarse los dientes antes de hacer el test, pero con mucho cuidado, evitando tragar pasta dental (tiene sorbitol) y enjuagarse después con abundante agua.

Si los valores de hidrógeno espirado son mayores a 20 ppm, se considera intolerante a la fructosa. Valores entre 20-40ppm indican una intolerancia leve, entre 40-80 ppm es una intolerancia moderada y mayor a 80ppm es una intolerancia severa. Es más intensa si además está a más de 20 puntos de diferencia del valor inicial.

Qué comer el día anterior a la prueba de intolerancia a la fructosa?

El día anterior puedes comer arroz, carne, pescado, huevo, agua, infusiones. Ojo si tomas café que sea sólo y sin azúcar. En el desayuno puedes tomar unos huevos revueltos con un té.  Para comida y cena 50 g en crudo de arroz blanco y 200 g de carne o pescado.

Pruebas genéticas Intolerancia Hereditaria a la Fructosa

Se conocen 35 mutaciones en el gen ALDOB, pero 4 son las más frecuentes: A149P, A174D, N334K, ?4E4. Es posible realizar la secuenciación completa del gen ALDOB.

Para el estudio genético se requiere muestra de sangre y de otros tejidos. Es conveniente realizarlo cuando se presentan síntomas como: insuficiente ganancia de peso en niños, náuseas, vómitos, deshidratación, disfunción hepática, hipoglucemia e ictericia.

Curva de glucemia

Esta prueba es más costosa, menos específica y más molesta para el paciente porque tras la administración de fructosa y/o sorbitol se debe realizar extracciones de muestra de sangre antes de la sobrecarga y cada media hora durante las siguientes 2 o 3 horas.

Dieta sin fructosa

Se debe iniciar una dieta estricta, al menos 10 días sin fructosa ni sorbitol y si mejoran los síntomas, aumentar gradualmente en función del nivel de tolerancia individual.

Si se reparten los alimentos que contienen fructosa y sorbitol en pequeñas tomas a lo largo del día junto a otros alimentos, mejora la tolerancia.

En la intolerancia a la fructosa no suele ser necesario eliminar la sacarosa, fructanos, inulina u otros polioles. En la fructosemia, sí se debe evitar el consumo de sacarosa. Aunque los pacientes con Síndrome de Intestino Irritable pueden mejorar su sintomatología con una dieta FODMAP (sin todos estos azúcares y alcoholes).

Es conveniente suplementar con vitamina C y ácido fólico ya que aumentan la actividad de las enzimas glicolíticas, y entre ellas, la fructosa-1-fosfato-aldolasa, lo que te permitirá consumir una ligera cantidad extra de fructosa.

En la intolerancia a la fructosa es conveniente un suplemento de vitamina C y ácido fólico? Clic para tuitear

Alimentos permitidos y prohibidos en una dieta sin fructosa

En la siguiente tabla puedes ver qué alimentos tienen mayor contenido en fructosa para que puedas organizar tus comidas dependiendo del resultado de tu test.

Intolerancia a la fructosa. Tabla de concentración de fructosa en alimentos. Parte 1

 

Intolerancia a la fructosa. Tabla de concentración de fructosa en alimentos. Parte 2

 

Debes comprobar el etiquetado de los embutidos y elaborados a base de carne (salchichas, patés, embutidos…) porque es habitual que se le añada fructosa o sorbitol (E420).

Las bebidas comerciales (zumos, refrescos, bebidas a base de lácteos…) y platos precocinados se suelen endulzar con fructosa, porque es más dulce que la glucosa. 

Frutas y verduras permitidas en una dieta sin fructosa

La tolerancia individual a frutas y verduras es muy variable, depende de cada persona, de la cantidad de fructosa del alimento y de la relación glucosa-fructosa.

Se suelen tolerar mejor aguacate, alcachofa, acelga, ajo, batata, berros, berenjena, boniato, champiñones, espinacas, lechuga, maíz, pepino, rábano, setas, patatas, cereales no integrales (trigo, avena, arroz, maíz, cebada y centeno), papaya, zumo de limón o lima, coco.

La tolerancia es algo peor para albaricoque, ciruelas, grosella roja, mandarina, manzana, membrillo, naranja, melocotón, melón, nectarina, peladillo, pera, piña, pomelo, sandía.

Ejemplo de menú para intolerancia a la fructosa

  Día 1 Día 2 Día 3 Día 4 Día 5 Día 6 Día 7
Desayuno
  • Vaso de agua con 2-3 gotitas de limón
  • Café descafeinado/té verde/infusión
  • Tostada con jamón serrano y aceite
Media mañana
  • OPCIÓN 1: Tosta de aguacate y atún
  • OPCIÓN 2: Mini bocadillo de fiambre magro (jamón serrano, jamón cocido, pavo, cecina o lomo ibérico) o de humus (paté de garbanzos)
  • OPCIÓN 3: 1 yogur y 1 nuez
Comida Berenjena a la plancha

Tortilla champiñones

Ensalada de pasta, con atún y pepino

Bistéc a la plancha

Crema de acelgas, espinacas y patata

Pescado al horno

Crudités 

Paella

Acelgas al ajillo

Lomo de cerdo plancha

Alcachofas

Pavo a la plancha con arroz

Canónigos con queso fresco

Pescado al papillote con patatas

Merienda Igual que a media mañana
Cena

Crema de espinacas

Pescado cocido

Espárragos

Tortilla de jamón

 

Gulas al ajillo Crema de champiñones

Conservas escurridas

Ensalada de berros y pepino

Tortilla de patata sin cebolla

Brócoli con patata y huevo Coliflor y patata gratinadas con queso

 

Qué edulcorantes están permitidos en la intolerancia a la fructosa?

En la siguiente tabla puedes ver los edulcorantes permitidos para los pacientes con Intolerancia Hereditaria a la Fructosa. Si tienes malabsorción de fructosa, dependiendo del resultado de tu test, podrás ingerir alguno más dependiendo de tu tolerancia individual.

Tabla de edulcorantes permitidos en intolerancia a la fructosa

Hidden Content

Debes comprobar el etiquetado y asegurarte que la bebida o alimento contenga los edulcorantes permitidos: acesulfamo, aspartamo, ciclamato, eritritol, glucosa, jarabe de glucosa, stevia, neohespiridina-dihidrochalcona, neotamo, sacarina, taumatina y xilitol.

Sorbitol e intolerancia a la fructosa

El sorbitol se encuentra de forma natural en ciruelas, peras, cerezas…, y es utilizado como edulcorante para productos light, “para diabéticos”, “sin azúcar”, o en medicamentos y cosméticos. Su absorción intestinal es baja en cualquier persona.

Se absorbe en el intestino delgado mediante un transportador (GLUT5). El sorbitol que no es absorbido pasa al colon donde las bacterias lo fermentan y puede ocasionar síntomas como diarreas y dolor abdominal. El sorbitol y la fructosa comparten el mismo transportador para ser absorbidos, por lo que al consumir sorbitol, queda más fructosa sin absorber.

Otros edulcorantes

La sacarina no se metaboliza en el organismo y se elimina de manera inalterada por las heces y orina.

La stevia genera controversia porque aunque es metabolizado por una vía diferente a la fructosa, su tolerancia depende de su nivel de pureza. Como no queda claro en la información nutricional del etiquetado, sólo se recomienda la infusión de las hojas.

La sucralosa se puede consumir en función de la severidad de la Intolerancia a la Fructosa. Se ha demostrado que a altas temperaturas de almacenamiento se puede transformar en un derivado de galactosa y un derivado de fructosa, que se puede metabolizar a a fructosa

La dextrosa se puede consumir porque está compuesta por glucosa, que se metaboliza por otra vía que la fructosa.

La miel de manuka tiene mayor contenido de fructosa que de glucosa, por lo que no está recomendada en intolerancia a la fructosa.

El sirope de arce no es bien tolerado ya que la mayor parte de su composición es sacarosa que se metaboliza a fructosa y glucosa.

El xilitol está permitido ya que es metabolizado por vías diferentes a la fructosa. Al ser degradado por las bacterias del colon, no libera fructosa.

Aunque la maltosa y la maltodextrina están permitidos, el maltitol no, porque para el proceso de absorción, se libera glucosa y sorbitol en el intestino. 

Se puede tomar alcohol en la intolerancia a la fructosa?

Normalmente se toleran pequeñas cantidades de: cerveza tipo Pilsner, vodka de grano o patata, ginebra, whisky, ron y vinos blancos, pero siempre en función de la tolerancia individual, pues el alcohol no ayuda al restablecimiento de la inflamación intestinal y empeora los procesos de absorción de nutrientes.

Qué cereales se pueden comer en la intolerancia a la fuctosa?

Puedes comer trigo, trigo sarraceno, quinoa, mijo, arroz, avena y centeno, pero NO integrales.

Se puede tomar cocacola en la intolerancia a la fructosa?

La cocacola normal está endulzada con azúcar, por lo que no es recomendable. La cocacola zero y light están edulcoradas con ciclamato, acesulfamo K y aspartamo, que suelen ser bien tolerados. Pero también incluyen el colorante E-150d (caramelo de sulfito amoniaco) que deriva de la fructosa y sacarosa, por lo que a muchas personas con intolerancia a la fructosa no le sientan bien.

Medicamentos e Intolerancia a la fructosa

Excipiente sorbitol en medicamentos

Si sigues una dieta sin fructosa y sorbitol probablemente tu tolerancia al sorbitol de un excipiente de un medicamento, será buena. Pero si notas molestias gastrointestinales, te está afectando a la mucosa intestinal, pudiendo alterar la absorción de nutrientes. Habla con tu farmacéutico para buscar otro medicamento sin sorbitol.

Homeopatía en gránulos

Los gránulos homeopáticos tienen una base de sacarosa, por lo que su tolerancia es relativa. Si al tomarlos no sientes malestar, puedes tomarlos siempre que sigas una dieta baja en fructosa y sorbitol.

Se pueden tomar suplementos para la intolerancia a la fructosa?

El Xylosolv, Fructosaid y Fructaid están indicados en malabsorción de fructosa, NO para Intolerancia Hereditaria a la Fructosa (IHF). Su mecanismo de acción es a nivel intestinal, no hepático. Contienen la enzima Xilosa Isomerasa que degrada la Fructosa a Glucosa. Esta enzima también se conoce como Glucosa Isomerasa.
Cada cápsula es capaz de degradar en el intestino delgado 6,2 g de fructosa a glucosa. La dosis son 1-2 cápsulas con un vaso de agua antes de la comida (un máximo de 6 por día).

Dónde comprar productos sin fructosa y sorbitol?

Existen tiendas especializadas en productos para personas con alergias e intolerancias:
SinFructosa: http://www.sinfructosa.es/
SoyTodoSin: http://soytodosin.es/
Pure Nature: http://www.purenature.es/purenature#59

Si quieres estar al día con nuestros consejos síguenos en  Facebook, Twitter, Pinterest, Google+ o en nuestro canal de Youtube.

 

 

Otras alergias e intolerancias

 Bibliografía Intolerancia a la fructosa y sorbitol

European Food Safety Authority (EFSA) (2011). Scientific opinion on the substantiation of health claims related to fructose and reduction of post-prandial glycaemic responses. EFSA Journal 9(6):2223.

Escobar M, Lustig D, Pflugeisen B, et al (2013). Fructose intolerance/malabsorption and recurrent abdominal pain in children. JPGN Vol 58, num. 4.

Fritsche D. (2009). Tabla de intolerancias alimentarias; lactosa, fructosa, histamina. Editorial: Hispano europea, S.A.

Fernández-Bañares F, Esteve M, Viver JM. Curr Gastroenterol Rep (2009) 11: 368.

Gil A. (2010). Tratado de nutrición, tomo II: Composición y calidad nutritiva de los alimentos. Editorial: Editorial medica panamericana.

Jones H, Butler R, Books D. (2010). Intestinal fructose transport and malabsorption in humans. American Journal Physiological Gastrointestinal and Liver physiology 300:202-206

Latulippe M, Skoog S. (2011). Fructose Malabsorption and Intolerance; Effects of Fructose with and without Simultaneous Glucose Ingestion. Food Science and Nutrition, 51:583–592

Oliveira Fuster G. Manual de Nutrición y Dietética. 2ª ed. Madrid: Díaz de Santos; 2007.

Skoog S, Bharucha A, Zinsmeister A. (2008). Comparison of breath testing with fructose and high fructose corn syrups in health and IBS. Neurogastroenteral Motil 20:505–511

Suarez Crespo J. Laboratorio de Motilidad digestiva. Test de Hidrógeno espirado. Información al paciente.