El látex es un material vegetal que se utiliza para la fabricación de muchos objetos de uso cotidiano. La alergia al látex puede ser severa por lo que se debe de evitar el contacto con guantes, preservativos, globos, calzado de goma, deportivas, mangos de raqueta, bolsos, neumáticos, ropa interior, algunas medias con blonda, mangueras, tetinas, chupetes…

No se debe confundir esta sustancia con el caucho sintético de algunas pinturas, pues no desencadenan reacciones alérgicas en personas alérgicas a los productos fabricados con caucho natural. La alternativa ante la duda siempre será los productos de plástico.

La alergia al latex es una reacción inmunológica bastante frecuente en sanitarios o en personas que han recibido varias cirujías. Según varios estudios, un 10% de las enfermeras padecen alergia al latex, siendo 4 veces más frecuente en sanitarios que además presentan dermatitis atópica.

En el ámbito sanitario y odontológico se deben de evitar contactos con guantes, protectores dentales, mascarillas faciales, utensilios de enema, estetoscopios, catéteres, tortores, timpanometría, tubos de intubación, vendajes compresivos, sondas uretrales, sistemas de infusión intravenosa, circuitos de anestesia, electrodos de goma para ECG, cánulas intracraneales, bolsas de orina, torniquetes, masillas adhesivas, diques dentales. Es conveniente acudir siempre con este listado al médico y al dentista.

Síntomas de la alergia al latex

La alergia al látex se desarrolla después de muchas exposiciones previas. Los síntomas comienzan en cuestión de minutos después de la exposición.

El latex se comporta como un alergeno aéreo, es decir puede producir síntomas por inhalación del polvillo del guante, sin necesidad de ponérselo. Síntomas frecuentes son los respiratorios como asma; o síntomas cutáneos como dermatitis de contacto, dermatitis irritativa, urticaria o angioedema. También puede provocar síntomas generalizados, incluso shock anafiláctico.

Con frecuencia los pacientes alérgicos al latex, presentan alguna alergia alimentaria, con más frecuencia a frutas y verduras.

Cuidado con tu alimentación si tienes alergia al latex, vigila la fruta que comes.

Reactividad cruzada: síndrome latex-frutas

La proporción de pacientes alérgicos a látex que muestran alergia asociada a alimentos es del 21-58% en los distintos estudios publicados.

A principios de los 90 se describió el primer paciente con alergia asociada a látex y plátano. Poco después, se publicaron varios casos de hipersensibilidad a aguacate, plátano y/o castaña, kiwi y nuez, asociada a alergia al látex.

En 1994 se propuso la existencia de un síndrome látex-frutas, debido a la observación clínica de una proporción inesperadamente alta de hipersensibilidad a frutas en un grupo de 25 pacientes alérgicos a látex.

Determinados pacientes también reaccionan de forma cruzada tras la ingesta de manzana, papaya, mango, melón e higo, zanahoria, patata cruda, tomate o apio o tras contacto con determinadas plantas como ficus, ponsetias o que desprenden “leche” al cortar una hoja.

Tratamiento alergia al latex

El tratamiento para la alergia al latex es la evitación para evitar una crisis de alergia. Existe la posibilidad de la inmunoterapia, es decir, vacunarse con la proteína del latex para favorecer la desensibilización.

Una vez diagnosticada la alergia al látex, la base del tratamiento es la evitación total de cualquier producto fabricado con latex. Esto puede resultar muy difícil, por la gran cantidad de productos que nos rodean que contienen látex, en especial, es muy complicado para los trabajadores sanitarios.

Las reacciones alérgicas al látex se tratan como cualquier otra reacción alérgica, con la medicación adecuada para reducir los síntomas de la reacción. Las reacciones leves suelen remitir con antihistamínicos, corticoides y/o inhaladores broncodilatadores, pero las reacciones graves requieren la administración de adrenalina, rápidamente tras el inicio de la reacción. Los pacientes deben tener a su disposición adrenalina autoinyectable para poder administrársela en caso necesario.

Durante los últimos años se ha desarrollado una vacuna sublingual para tratar la alergia al látex. Aunque se ha comprobado que es capaz de reducir la sensibilidad clínica de los pacientes, se han detectado reacciones adversas que hacen que por el momento no se haya generalizado su uso.

Otras alergias e intolerancias