En este artículo te damos consejos para cuidar tu dieta en primavera. Una época del año en la que nos notamos más sensibles, agotados y en la que dormimos peor.

Dieta en primavera

La naturaleza ofrece distintos alimentos de energía específica para la época del año, para reforzar tu energía vital: los platos a base de alimentos de temporada primavera, interiorizan la energía y relajan tu organismo como ensaladas, sopas frías, gazpachos, alimentos salteados o al vapor semillas y frutos secos.

En tu dieta de primavera debes consumir más vegetales de hoja verde y amarga (berros, canónigos, escarola, rúcula, endibias…), verdura hervida o al vapor, alcachofas, apio, puerro y champiñones para ayudar a depurar el hígado y la vesícula.

Consumir productos de temporada es garantía de tomar todos los nutrientes en su mejor momento. Dieta en primavera

7 Claves para tu dieta en primavera

1.-Menos toxinas

Reduce toxinas facilitando la labor del hígado y la vesícula. En tu dieta en primavera evita irritantes hepáticos: café, fritos, alcohol, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), leche (yogur, queso), grasas procesadas (saturadas y trans), hidratos de carbono refinados (pan, pasta, galletas, bollería), aditivos, colorantes y conservantes, alimentos procesados o muy elaborados y carnes rojas. Evita también espárragos, coliflor y brécol pues reducen la capacidad detoxificadora del hígado.

2.-Combate el estreñimiento

Es importante que tu tránsito intestinal esté activo, para eliminar toxinas acumuladas durante el invierno por una alimentación inadecuada, la contaminación o el estrés.

Tu dieta en primavera debe incluir alimentos con fibra (cereales integrales, fruta y verdura) que por fermentación bacteriana en el colon generan ácido butírico que acidifica el intestino y favorece la función de la microbiota (flora intestinal), conocida también como probióticos.

3.-Cuida tu microbiota con probióticos

Para evitar el estreñimiento y estimular tus defensas debes repoblar tu microbiota (flora intestinal). El 80% de la capacidad funcional del sistema inmunitario se localiza en el intestino.

Una microbiota activa también te ayudará a reducir los efectos de las alergias primaverales.

4.-Más prebióticos

Consume más alimentos prebióticos (son el «alimento» de la microbiota o probióticos) como manzana rallada, espinacas, remolacha, queso de cabra, cebolla y judía roja. 

 

5.-Mejora tus digestiones

A veces con el cambio de estación también se nota malestar digestivo y/o gases. Para mejorar estos síntomas debes comer con tranquilidad, sentado/a y en un ambiente favorable.

Evita los alimentos más problemáticos como los ricos en almidón (pasta, arroz, pan y legumbres) y algunas verduras crudas o poco cocinadas, como la coliflor, las coles y la lechuga de hoja ancha.

Pon las legumbres a remojo toda la noche y échalas a cocer en agua fría.

Las ensaladas con hojas amargas (endibias, berros, canónigos, etc.) mejoran la digestión y estimulan la función hepato-biliar.

Consume más kiwi y piña porque aportan enzimas digestivas que mejoran el rendimiento de la digestión.

Evita el consumo conjunto de féculas (pan, pasta, arroz, legumbres) con frutas ácidas, tomate, piña, yogur, azúcar o vinagre.

El jengibre resulta un buen tratamiento para combatir las malas digestiones que se acompañan de náuseas y vómitos. Ayuda a eliminar los gases y a mitigar los mareos, reduce los niveles de triglicéridos y colesterolse emplea en afecciones respiratorias y actúa como laxante.

Para preparar una infusión de jengibre, trocea una parte de rizoma y pulverízalo. Añade una cucharada sopera por cada taza de agua y deja hervir 3-5 minutos.

5.-Depúrate

Toma un suplemento puedes depurar tu organismo 15 días con un suplemento a base de alcachofa, diente de león, cardo mariano, rábano negro o grosellero.

6.-Equilibra tu pH

En primavera es frecuente la astenia que se caracteriza por cansancio y cierta apatía. Para mejorar tu vitalidad debes equilibrar la acidez del medio interno, con un vaso de agua con 2-3 gotas de limón en el desayuno.

Consume alimentos alcalinizantes como frutos secos, hortalizas y verduras (que reducen las enfermedades carenciales por agotamiento mineral como cansancio, anemia, osteoporosis, caries, uñas quebradizas, caída de cabello, etc.).

Cuida tu dieta en primavera. Agua con gotas de limón en desayuno y acidez de alimentos. Decálogo Dieta Coherente

7.-Descansa mejor

Es esencial asegurar el descanso nocturno para garantizar la regeneración celular.

Realiza cenas ligeras (ensaladas o platos a la plancha con guarnición vegetal cocinada al vapor). Evita las grasas saturadas, de digestión más lenta o los alimentos curados (quesos, embutidos), conservas, cerveza, vegetales del grupo de las solanáceas (patata, tomate, calabacín, berenjena, etc.), pues su contenido en tiramina, tiene un efecto excitante, similar al de la adrenalina.

Especialmente recomendables son los alimentos con triptófano (plátanos, frutos secos, pavo, atún y cereales integrales).

Alimentos ricos en triptófano. Dieta en primavera

Si a pesar de estos consejos sigues notando que te levantas cansad@ o te desvelas con frecuencia puedes probar con la melatonina como inductora del sueño o la pasiflora para regular los desvelos nocturno.

Cuida tu dieta en primavera y llegarás al verano con una salud y figura excelentes. Si después de leer el post te queda cualquier duda déjanos un comentario y nuestros Nutricionistas Online estarán encantados de ayudarte.

Síguenos a través de las Redes Sociales como Facebook, Twitter, Pinterest, Instagramnuestro Canal de Youtubeo puedes bajarte gratis nuestra app a tu móvil.