Las estrategias cognitivo conductuales ayudan a modificar los hábitos de la persona, para mejorar la salud, la organización o superar problemas emocionales como ansiedad, fobias, etc.

El modelo cognitivo-conductual ayuda a entender mejor el problema de la persona, identificando y ayudando a hacerle frente a los estímulos disparadores, pensamientos negativos, emociones, síntomas físicos, hábitos, conductas y consecuencias de los mismos.

las estrategias cognitivo conductuales te ayudan a tener mayor control sobre el reto que te hayas marcado y es más fácil de conseguir.

Estrategias cognitivo conductuales para adelgazar 

Además de los consejos iniciales, te proponemos algunas estrategias cognitivo conductuales para que cambies algunas cosas que te ayudarán a conseguir tus objetivos para adelgazar. Sigue estos consejos:

  1. Tómate en serio tu reto y pon toda tu ilusión: haz de tu reto tu prioridad, dedícale el tiempo necesario, de nada te sirve ponerte a dieta si luego comes lo primero que cae en tus manos por falta de tiempo. Organízate para tener en tu despensa todo lo que necesitas para llevar una dieta sana y equilibrada.
  2. Mantén la motivación: ponte objetivos a corto plazo, caminar 1/2 hora al día, aparcar un poco más lejos del trabajo, comer fruta 3 veces al día, adelgazar 1 kg por semana… conseguir estos pequeños logros alimentará tu motivación y tu autoestima.
  3. Empieza por cambios pequeños: cambiar los hábitos que llevas repitiendo tanto tiempo no es fácil, vete despacio para que se vayan afianzando, por ejemplo si nunca bebes agua empieza por una botella de 500 ml por la mañana y otra por la tarde, verás como en poco tiempo llegas a los 2l. Parece paradójico pero cuanto más bebas más sed vas a tener.
  4. Sé tu mejor fan: reconoce el esfuerzo que estás haciendo y prémiate por él, con una pieza de ropa, un libro, una reunión con amigos, una escapada a algún sitio, nunca con comida!. Premiarte hará que aumente la motivación y suba tu autoestima.
  5. Controla tu entorno: no compres nada que no sea bueno para ti, lleva una lista al súper y no cojas nada que no hayas escrito previamente, así no caerás en las tentaciones que están en las estanterías. Si sales a cenar procura elegir un restaurante  en el que sepas que hay alternativas saludables.
  6. Cuenta con apoyo externo: aunque lo hayas intentado antes cuéntale a tus familiares y amigos que estás siguiendo una dieta para adelgazar y llevar una vida saludable. Tú les puedes motivar para que sigan el reto contigo y demandar su apoyo en caso de necesitarlo. Los piropos cuando estás a dieta son una inyección de motivación para conseguir tus objetivos para adelgazar.
  7. Pon la moda a tu servicio: en cuanto empieces a perder peso intenta comprar alguna ropa nueva de transición para que el cambio en tu peso se note. Invierte algo de tiempo para ir de compras y sacarte el mayor partido. Cuando veas algo que te gusta para cuando pierdas algo más de peso, visualízate llevándolo puesto y eso hará que veas más cerca tu objetivo.
  8. Imagínate con el peso perdido: dedica unos minutos al día a pensar cómo te vas a encontrar cuando alcances tu reto, como te vas a ver de guap@ y san@ y que bien te van a quedar esos vaqueros que hace años que no te pones. Esta es una de las mejores estrategias cognitivo conductuales, ya que te acerca a tu reto y te motiva mucho para alcanzarlo.
  9. Controla los impulsos: cuando tengas ganas de un helado, un postre o cualquier comida muy calórica, controla el impulso de comerlos focalizando la atención en lo que ya has conseguido y a lo que aún está por conseguir. No te dejes vencer a la primera de cambio, cuantas más veces superes estos pequeños obstáculos más fuerte serás.
  10. Controla las emociones: la tristeza, la ansiedad u otras emociones te pueden arrastrar a tirarte a la comida basura como hamburguesas, bollería, snacks, etc. Si te sientes así lo mejor que puedes hacer es salir a hacer algo de ejercicio, usa la inteligencia emocional para salir de esta situación.
  11. Lleva un control de tus avances: puedes anotar tus progresos en el móvil, en un papel en el espejo del baño o donde te sea más cómodo, pero lleva un control  que te ayude a no perder de vista el objetivo. Si estás haciendo la Dieta Coherente, recuerda actualizar tus datos una vez por semana, preferiblemente el mismo día, en ayunas y sin ropa en tu espacio personal. Te servirá de autocontrol y para que tu asesor personal pueda hacerte un seguimiento de calidad.
  12. Diferencia entre hambre emocional o física: cuando tienes hambre debes diferenciar si es que tienes hambre porque tu organismo necesita nutrirse o si lo que tienes es ansiedad por comer. Una manera de diferenciarla es, si comerías algo que no te gusta lo normal es que tu hambre sea física y no emocional.
  13. Los fallos te hacen más fuerte: no pasa nada por fallar un día, al contrario, cuando te saltes la dieta por alguna circunstancia aprenderás a sortearla la próxima vez que te surja. No tengas remordimientos por haberlo hecho mal y recupera los buenos hábitos en la siguiente comida o tentempié.

Aplica estas estrategias cognitivo conductuales sea cual sea el reto que te hayas propuesto y verás cómo es más fácil que consigas tus objetivos.

Estos artículos de nuestro blog te ayudarán con situaciones que pueden sabotear tu reto de salud

Técnicas de modificación de conductas para adelgazar

Situaciones de riesgo para tu dieta

Los principales enemigos de tu dieta

15 tips para aumentar tu motivación

Si te queda alguna duda puedes dejarnos un comentario y te asesoraremos sobre este tema.

Puedes seguir nuestros consejos bajando gratis nuestra app a tu dispositivo móvil, siguiendo nuestro canal de Youtube o a través de nuestras redes sociales, Facebook, Twitter, Instagram o Pinterest.

No lo pienses más, únete al movimiento Coher! #soycoher #retocoherente