¿Sabes por qué comes, o cómo comes? Si lo que quieres es perder peso, es muy importante que identifiques si tu hambre es física o emocional, es decir reconocer si el hambre que sientes es una necesidad biológica o si está todo en tu mente.

Apetito físico

El apetito físico se suele presentar de forma gradual y lo puedes «aparcar». El hambre física la calmas con cualquier comida. Una vez que estás saciado, normalmente dejas de comer.

Este tipo de apetito, no suele causar sentimientos de culpabilidad. Las emociones y el control de peso están muy relacionadas pero no interfieren en la aparición de este tipo de apetito.

Apetito emocional

El apetito emocional es más difícil de contrarrestar, es responsable de antojos concretos por un alimento. Aparece de forma urgente y de repente.

Cuando te dejas llevar por el hambre emocional, comes más de lo que haces habitualmente, lo cual te genera remordimientos y sentimientos de culpabilidad.

Ansiedad por la comida

Es interesante que reflexiones si la ansiedad por la comida está relacionada con tus emociones. El comedor aburrido, come a pesar de no tener hambre. El comedor melancólico, se refugia en el placer de la comida para compensar su apatía, tristeza o bajones de ánimo. El comedor enfadado, come compulsivamente al sentirse estresado o frustrado.

Muchas veces la ansiedad por la comida, te hace consumir grandes cantidades de alimentos sin que te sacies. Desde que empiezas a comer y hasta que el cerebro recibe el mensaje de saciedad, pasan en torno a 10-20 minutos. Si engulles la comida en un ataque de ansiedad, cuando esta señal llegue ya será tarde, habrás comido más de lo necesario y te sentirás lleno.

Para saber si tu hambre es física o emocional, piensa en el momento que notes apetito si te tomarías un plato de brécol con patatas. Si es el primer caso, a lo mejor no te hace mucha gracia pero no lo descartas. Si estás sufriendo un ataque de apetito emocional, sigue nuestros consejos.

Tu hambre es física o emocional?

Otra manera de saber si tu hambre es física o emocional es pensar si la sensación de apetito ha aparecido de forma gradual o te ha sorprendido de repente. Consulta la siguiente tabla para estar más segur@:

         HAMBRE FÍSICA

      HAMBRE EMOCIONAL

  • Es un proceso gradual en el que el cuerpo te va avisando que ya es hora de comer. ¿Ese momento incómodo en el que te suenan las tripas en la oficina? Pues eso mismo.
  • Te da igual que sea una pizza, una ensalada o un plato de alcachofas.
  • Te gustaría comer, pero si te concentras en lo que estás haciendo “se te pasa”.
  • Han pasado 4 o 5 horas desde que has comido, es normal que tengas hambre o que te sientas débil.
  • El hambre física trata de nutrirte así que cuando estás saciado, dejas de comer. Es una necesidad cubierta.
  • Sabes cuándo parar porque es algo físico; no te culpabilizas ni te castigas.
  • Llega de repente y te sientes hambriento.
  • No te comerías cualquier cosa, es más un antojo. Tu mente piensa en una pizza y tu boca empieza a salivar. Si te ofrecen una manzana, dices que no tienes tanta hambre, que esperas un poco.
  • Necesitas comer urgentemente. No te puedes concentrar, no puedes pensar en otra cosa que en esa tableta de chocolate o ese bollo.
  • Tu jefe te ha gritado porque no tenías los informes a tiempo, tus hijos se están portando mal en el colegio… Algo pasa en tu entorno que te pone triste, ansios@y te consuela comer.
  • Estás frente a la TV y de repente te das cuenta que las galletas que estabas comiendo se han acabado. Eres un comedor automático o despistado.
  • Te sientes tan culpable por comerte aquella bolsa de patatillas XL que decides que no cenarás o que mañana harás 500 abdominales. Te culpabilizas por una conducta y te castigas.

Para engañar al estómago y sentirte más saciado puedes tomar infusiones entre horas,  las hay muy depurativas: té verde, diente de león, cola de caballo, ulmaria; digestivas: hinojo, anís, hierba luisa, alcaravea, manzanilla, menta; relajantes: melisa, tila, pasiflora, espino blanco, valeriana…

No abuses de las que aportan cafeína o teína. Mejor el té roiboss o los desteinados. Puedes tomar un té verde al día, y el café mejor en el desayuno junto a alimentos con fibra para evitar el efecto de la cafeína sobre el almacenamiento de grasas.

Es importante que tengas siempre preparada tu bandeja antihambre, te librará de comer lo primero que pilles, que seguro sería un alimento rico en grasas y carbohidratos. Para poder perder peso de manera rápida y sana nuestros Nutricionistas Online te aconsejan comer 5 veces al día para controlar los picos de hambre y satisfacer tus necesidades nutricionales.

Tu hambre es física o emocional. Mejores Snacks. Trucos para quemar grasas. Tentempié coherente. Bandeja anti-hambre para que picar entre horas no sea un problema. Engordar

Dieta Coherente es el mejor método para equilibrar el apetito y perder peso rápido de una manera sana y equilibrada. Además de nuestros consejos puedes probar este suplemento natural para ayudarte a controlar la saciedad.

 

Déjanos un comentario o pregunta y nuestros Nutricionistas Online te responderán.

Puedes seguir nuestros consejos, recetas y trucos en nuestras redes sociales FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube

No lo dudes más, únete al movimineto Coher!