Sabías que tu mente te engaña para comer de más?  A veces caes en las trampas y deseos de tu monstruito de la gula, pero para no sentirte mal buscas la forma de justificarlo.

Un ejemplo muy común es, te entran las ganas de comerte un pastel y, como en el fondo no quieres ganar peso, lo justificas diciendo que al día siguiente solo comerás fruta para compensar.

Estas exusas son las que te hacen comer de más.

Otro ejemplo, comienzas la dieta, pero la abandonas al poco de empezar diciendo que no era el momento más apropiado para hacerla. Esto ocurre frente a las nuevas tareas que nos suponen un esfuerzo. Nuestra mente nos la acaba jugando e idea mil y una excusas para no tener que salir de su zona de confort y enfrentarse a esas nuevas tareas. 

Las 10 excusas más frecuentes para comer de más

Reflexiona si te repites alguna de estas 10 excusas más frecuentes para comer de más y sigue los consejos que te damos a continuación para no caer en la trampa de tu mente perezosa.

1.    ¿Dieta? Mejor la empiezo mañana

No existe el día adecuado para empezar a cambiar tu alimentación y muchas veces ese ¨mañana¨ o ese lunes nunca llegan. Los días pueden ser imprevisibles y quizás ese mañana puede ser tan inoportuno como el hoy, pues puede surgir algún imprevisto difícil de evitar y acabarás por estar en la misma situación que estas hoy.

Conciénciate de que la dieta no la harás solo mañana y sí todos los días, así que, Qué te impide de empezarla hoy?

La clave está en pensar siempre en el presente, en el hoy. Repite este mantra siempre que el desánimo te alcance: ¨Hoy comeré sano, evitaré picotear y me recompensaré¨. Ojo! esa compensación no debe ser en forma de comida!.

Los psicólogos admiten que tras 21 días de repetir un hábito, se instaura y ya te abandonará.  

2.    Tengo una genética favorable

Hay personas que afirman: ¨tengo una buena genética, quemo todo lo que como¨.  Con el tiempo los hábitos ganan la partida a la genética.

Si te pasas comiendo comida basura, terminarás por ganar peso, aqunque en tu familia no haya antecedentes de sobrepeso. Y lo peor es que los malos hábitos alimentarios provocan cambios en tus genes, que se transmitirán a tu descendencia

Otras personas achacan a los genes toda la culpa y no se motivan para cambiar de hábitos. Ten en cuenta que aunque tengas el metabolismo lento, o en tu familia haya antecedentes de sobrepeso, si comes de forma saludable y haces ejercicio, los cambios en el genoma son reversibles. La nutrigenética es una gran herramienta para conocer tu tendencia metabólica para seleccionar un plan de alimentación y ejercicio personalizado. 

3.    Tengo mucha vida social

Los eventos sociales, las cañas con los amigos, las fiestas, cenar fuera, etc., son la excusa perfecta para saltarse la rutina y comer de más. Sin embargo, siempre existen alternativas para disfrutar la vida social de forma saludable

4.    Con la cantidad de ejercicio que hice hoy…

Si piensas que por ir al gimnasio y quemar calorías puedes comer lo que sea o la cantidad que te apetezca, vas por mal camino. Si vas al gimnasio o a correr 3 o 4 veces por semana y después te pasas todo el día en la oficina, no es suficiente para tener carta blanca a la hora de comer. 

5.   Hoy no ceno…

Saltarte una comida o comer menos de lo que deberías para compensar posibles excesos pasados o futuros, no es un buen hábito. Hará que sufras subidas y bajadas de glucosa en sangre que favorecen el aumento de peso, de grasa corporal y de inflamación.

6.    Creo que me lo merezco

Sí, te lo mereces todo, pero no abuses de recompensas en forma de comida. Sabes diferenciar si tu apetito es físico o emocional? Busca opciones favorables para tu bien estar psíquico y físico como una tarde de cine, un día precioso de paseo, una tarde con los amigos, ver aquellos capítulos pendientes de la serie que más te gusta…

Y si algún día sucumbes a la tentación, cero culpas! nadie es perfecto. Disfruta el  momento y en la siguiente comida recupera tu rutina.

7.    Es light o zero..

Que un alimento sea light no significa que lo puedas comer libremente, ndica que tiene entre un 25-30% menos de calorías que el alimento de referencia. Por ejemplo, una mayonesa light sigue siendo calórica.

8.    Total, es fruta

La fruta es un alimento muy saludable, pero contiene fructosa. Es conveniente no tomar más de 3-4 piezas de fruta al día, mejor en el desayuno o en los tentempiés y acompañadas de proteína y grasa favorable para no descompensar la insulina.

9.    Por la noche ceno solo yogurt

No es conveniente cenar demasiado, pero tampoco demasiado poco. Por la noche pasas muchas horas en ayunas y a media noche puede que tengas apetito. Nuestro consejo es que hagas una cena ligera, una crema de verduras y algo de proteína (pescado a la plancha, tortilla francesa, pechuga pollo, hamburguesa vegetal…) y el yogurt de postre.

10. Después del día de hoy

Es cierto que después de un día muy ajetreado y lleno de estrés te puede apetecer comer chocolate, una pizza, galletas, etc., o sea, alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono, pero no te dejes llevar por el desánimo y no caigas en la tentación de comer de más. Estos alimentos estimulan el centro de recompensa del cerebro, pero puedes conseguir el mismo resultado consumiendo estos alimentos ricos en triptófano.

Truco para ayudarte a controlar el apetito

Comer de más puede ser un problema para tu dieta. Para épocas de ansiedad te recomendamos Xtraslim Reductor de apetito

Si necesitas una ayuda extra para controlar la saciedad, te recomendamos Xtraslim reductor del apetito. Indicado tanto para hombres como para mujeres que necesiten controlar el apetito. Cada caja contiene 60 cápsulas, por lo que es ideal para un programa de reeducación alimentaria de 15 días.

Si tienes cualquier duda, no dudes en consultarnos. También nos puedes seguir en RRSS, FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube.

Este artículo es fruto de la colaboración de nuestra alumna en prácticas Carolina Fernández.