En la China antigua, ya se sabía que los órganos están muy influenciados por los hábitos alimentarios y por la estación del año. La naturaleza ofrece distintos alimentos depurativos que activan las defensas con una energía específica para cada época del año, que si los incluyes en tu dieta habitual, contribuyen a reforzar tu energía vital. Seguro que te gusta nuestra dieta depurativa.

Este otoño planifica tus comidas con estos alimentos depurativos que activan las defensas para cerrar la puerta a la gripe. Lleva una alimentación sana.

Alimentos depurativos que activan las defensas en otoño

Come alimentos de temporada

En Otoño, es importante seleccionar alimentos de temporada que interioricen la energía, calienten y relajen al organismo como sopas o caldos calientes, alimentos salteados, al vapor o cocinados en olla a presión: cereales integrales, en concreto el arroz, setas, legumbres, algas, verduras de raíz (cebolla, zanahoria, nabo, etc.), calabaza, col, semillas y frutos secos.

Revitaliza tu sistema inmunitario

El Otoño es el momento de revitalizar tu sistema inmunitario, el intestino grueso y los pulmones de cara a prevenir las afecciones invernales. Para estimular tus defensas debes repoblar tu microbiota (flora intestinal) que ejerce una barrera de defensa contra los antígenos y estimula el sistema inmunitario, el 80% de la capacidad funcional del sistema inmunitario se localiza en el intestino. 

Toma alimentos con fibra

Es importante que tu tránsito intestinal esté activo, para ello, aumenta el consumo de alimentos con fibra (cereales integrales, fruta y verdura), que por fermentación bacteriana en el colon, generan ácido butírico que acidifica el intestino y favorece la función de la microbiota (flora intestinal).

Alimentos depurativos que activan las defensas. Alimentos ricos en fibra

Consume más alimentos prebióticos (el alimento de la microbiota también conocida como probióticos), manzana rallada, espinacas, remolacha, queso de cabra, cebolla, judía roja… añadir estos alimentos depurativos que activan las defensas a tu dieta es fácil, son de uso cotidiano.

 Bebe un vaso de agua con 2-3 gotas de limón en el desayuno

Si te notas algo decaíd@, puedes mejorar tu vitalidad equilibrando la acidez de tu organismo, es tan sencillo como tomar en el desayuno un vaso de agua con 2-3 gotas de limón  y consumir más alimentos alcalinizantes como frutos secos, hortalizas y verduras.

Al equilibrar el pH, se reduce la incidencia de enfermedades carenciales por agotamiento mineral como cansancio, anemia, osteoporosis, caries, uñas quebradizas, caída de cabello, etc. Pruébalo, este sencillo consejo es muy potente y te ayuda a consumir más alimentos depurativos que activan las defensas.

Duerme bien

Para mejorar tu energía física y mental es esencial asegurar el descanso nocturno y así garantizar la regeneración celular. Por ello realiza cenas ligeras a base de carne, pescado, pollo, huevo o legumbres cocinadas de forma sencilla y con guarnición preferiblemente vegetal.

Evita las grasas saturadas, de digestión más lenta o los alimentos curados (quesos, embutidos), cerveza, pues su contenido en tiramina, tiene un efecto excitante, similar al de la adrenalina.

Especialmente recomendables son los alimentos con triptófano (plátanos, frutos secos, pavo, atún y cereales integrales), por su efecto relajante e inductor del sueño.

Evita los irritantes hepáticos

Para activar la depuración del organismo, es importante reducir las toxinas de tu entorno, para facilitar la labor del hígado, para ello evita  los irritantes hepáticos como café, fritos, alcohol, azúcar (dextrosa, glucosa, maltosa, lactosa, fructosa, miel), grasas procesadas (saturadas y trans), hidratos de carbono refinados (pan blanco, pasta, galletas, bollería), aditivos, alimentos procesados o muy elaborados y carnes rojas. Evita también espárragos, coliflor y brécol pues reducen la capacidad detoxificadora del hígado.

Complementa con un suplemento depurativo

Si quieres ayudar a tu cuerpo en este proceso, puedes tomar un suplemento depurativo a base de alcachofa, diente de león, cardo mariano, rábano negro o grosellero, durante 14 días. También es imprescindible que bebas al menos, litro y medio de agua, pero no bebas demasiado en el transcurso de la comida para no diluir los jugos gástricos, y dificultar el proceso digestivo.

No mezcles féculas

Si sufres con frecuencia gases o hinchazón abdominal, intenta comer con tranquilidad, sentad@ y en un ambiente tranquilo. No mezcles las féculas (pan, pasta, arroz, legumbres) y reduce el consumo de los alimentos más problemáticos como la coliflor, las coles y la lechuga de hoja ancha. Otro truco es no combinar las féculas con frutas ácidas, tomate, piña, yogur, azúcar o vinagre.

Para que te sienten mejor los potajes, pon las legumbres a remojo toda la noche y échalas a cocer en agua fría. Puedes tomar infusiones digestivas entre las comidas (manzanilla, poleo, melisa, regaliz, jengibre…).

El jengibre es un buen tratamiento para combatir las malas digestiones, para preparar una infusión de jengibre, trocea una parte del rizoma y hiérvelo 3-5 minutos.

Usa especias antiinflamatorias

En otoño con frecuencia aumenta el dolor y la inflamación de las patologías articulares (artrosis, dolor de espalda, fibromialgia, etc.) Para mitigar el dolor, aumenta el consumo de especias antiinflamatorias como cúrcuma y jengibre.

Como la dieta occidental es muy rica en omega-6 y ácido araquidónico (cereales refinados, carnes, huevo, aceite de girasol, etc.), es necesario incrementar la ingesta de omega-3, para controlar la inflamación. Puedes obtenerlo a través de pescado azul crudo, algas o más eficazmente con un suplemento antiinflamatorio de omega-3 procedente de aceite de pescado rico en EPA y DHA, los dos ácidos grasos que han demostrado eficacia en la modulación del sistema inmune y en la reducción de la inflamación.

Setas

Las setas son alimentos depurativos que activan las defensas, de bajo contenido calórico. Contienen ergosterol, una sustancia que se localiza en los tejidos vegetales y que puede transformarse en vitamina D.

Aportan vitaminas del grupo B y son fuente de algunos minerales como el yodo. Pueden prepararse asadas, a la plancha,  salteadas con un poco de aceite y ajo, en ensaladas, revueltos, como guarnición o en platos de pasta y de arroz, etc.

Si tienes cualquier duda DÉJANOS UN COMENTARIO y te asesoraremos.

Recuerda que nos puedes seguir a través de las Redes Sociales como FacebookTwitterPinterestGoogle+Instagram o nuestro Canal de Youtube. Si quieres seguir todos estos consejos en tu móvil descarga gratis nuestra app.

No lo pienses más, únete al movimiento Coher!