En este artículo te explicamos por qué pude subir el valor de las transaminasas en una analítica y te recomendamos unas pautas para que mejores tu alimentación y puedas seguir una dieta para bajar las transaminasas, también conocida como dieta hepatoprotectora.

Qué son las transaminasas?

Las transaminasas son enzimas del interior de las células hepáticas, que miden la función del hígado. Existen tres tipos:
GOT – ALT: Valor normal entre 0 y 37 U/L
GPT – AST: Valor normal entre 0 y 41 U/L
GGT: Valor normal entre 11 y 50 U/L

Por qué se elevan las transaminasas?

Una elevación de las transaminasas indica que tu hígado no está realizando correctamente su función de filtro de la sangre, por ello debes seguir una dieta hipotóxica que le ayude a recuperar su vitalidad.

Las transaminasas pueden verse aumentadas en casos de hepatitis víricas, consumo de alcohol, cáncer hepático, cirrosis u obstrucciones de la vía biliar.

Qué es el hígado graso? Relación hígado graso transaminasas

El hígado graso o esteatosis hepática, se caracteriza por la acumulación de ácidos grasos y de triglicéridos en las células hepáticas. En las analíticas de sangre aparecen los valores de las transaminasas alterados. Los pacientes suelen tener asociado sobrepeso.

Dieta para bajar las transaminasas | Dieta hepatoprotectora

Es conveniente realizar una depuración de hígado en tu dieta para bajar las transaminasas. Puedes hacer una cura depurativa con plantas medicinales, como el diente de león, alcachofa, boldo o cardo mariano.

  • Evita alimentos muy grasos o procesados.
  • Evita los azúcares ocultos y el exceso de sal.
  • Evita el consumo de bebidas alcohólicas.
  • Bebe de 1,5-2 litros de agua al día. Mejor fuera de las comidas. Ayuda al hígado a metabolizar las grasas y eliminarlas.
  • Consume frutas, pero evita aquellas con gran contenido de ácidos orgánicos, como el melón, la sandía y las fresas.
  • Reduce la ración de proteínas evita las bebidas alcohólicas, las grasas desfavorables (saturadas, trans y aceite de palma).
  • Reduce al máximo (elimínalos de la despensa): azúcar, membrillo, mermelada, bebidas azucaradas, grasas desfavorables (grasas saturadas -carne grasa, tocino, mantequilla, panceta, embutidos grasos, quesos ricos en grasas, yemas de huevo- y grasas trans: -bollería, cereales de desayuno, galletas, chocolates, bombones-), bebidas estimulantes*, etc.
  • Establece un horario fijo de 5-6 comidas, teniendo en cuenta:
    • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa e hidratos de carbono.
    • Tres comidas principales y dos/tres tentempiés.
    • No dejes pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
    • No dejes pasar más de 4-5 horas entre comidas.
    • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarte, debes tomar un snack (tipo media mañana o merienda).
  • Toma un vaso de agua templada con 2-3 gotitas de limón antes de desayunar.
  • La preparación de los alimentos será a la plancha, cocidos, al vapor, horno…. Evita preparaciones culinarias que incorporan mucha grasa: fritos, guisos, empanados, potajes, etc.
  • Puedes condimentar la comida (limón, vinagre, especias, pimienta…) para dar sabor a los platos.
  • Practica ejercicio moderado al menos un poco más de lo habitual. 40 minutos de caminata al día.
  • Intenta reducir el nivel de estrés pues provoca la misma respuesta fisiológica que la cafeína. Es recomendable practicar técnicas de relajación o yoga.
  • Toma tres días a la semana este caldo depurativo para reforzar tu dieta para bajar las transaminasas.

Esta es la receta del caldo depurativo de la Dieta Coherente. Dieta para bajar las transaminasas

Dieta de protección biliar

El hígado participa en las tareas de desintoxicación del cuerpo, convierte sustancias tóxicas en otras más sencillas y menos dañinas para ser excretadas.

La vesícula biliar trabaja junto al hígado en estas labores depurativas. Su principal función es concentrar la bilis para la digestión de las grasas.

En caso de cálculos biliares (colelitiasis) o de inflamación de la vesícula (colecistitis) se recomienda una dieta protectora para la vesícula biliar que consiste en una alimentación baja en grasas y de fácil digestión.

En ocasiones se tiene que extirpar la vesícula (colecistectomía) porque un cálculo biliar obstruye el conducto cístico, la vesícula se distiende, se  comprimen los vasos sanguíneos y llega menos afluencia de sangre, lo que produce dolores cólicos.

Después de la cirujía hay que reducir la ingesta de grasas, pues son las principales estimulantes de las contracciones de la vesícula (20 – 30 g/día y aumentar según mejan los síntomas hasta 50-60 g/día). No hay evidencia de que la disminución del colesterol de la dieta reduzca la formación de cálculos biliares de colesterol que precipitan.

Dieta para colecistectomía

Las fases de la dieta después de una colecistectomía son: ayuno para reposo digestivo, preba de tolerancia a líquidos azucarados y caldos de verdura, verificación de tolerancia oral y recuperación de la motilidad intestinal, dieta blanda de protección hepática, dieta hepatoprotectora estricta, dieta hepatoprotectora amplia, dieta baja en grasa, a base de verduras y frutas cocidas añadiendo aceite de oliva de forma moderada, siendo preferible comidas más frecuentes y de menor volumen.
– Agregue aceite con precaución y respete las formas de preparación indicadas.
– Coma pequeñas cantidades varias veces al día hasta mejorar el apetito

Qué te ha parecido este post sobre dieta para bajar las transaminasas? DEJA UN COMENTARIO, estamos deseando hablar contigo e intercambiar ideas.

Puedes seguirnos en nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestGoogle +Instagram o nuestro Canal de Youtube para seguir todos nuestros consejos.