En este artículo te proponemos el reto Dieta Ecointeligente. Consiste en aplicar este decálogo de hábitos ecosostenibles teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad y ahorro energético.

Reto dieta ecointeligente, aprende a comer de manera sostenible.

Dieta ecointeligente

Sigue este decálogo que hemos preparado para guiarte en tus hábitos diarios y alcanzar el reto Dieta Ecointeligente, reduciendo el consumo energético, la huella de carbono y el desperdicio de alimentos.

10 hábitos ecointeligentes

1.-Consume alimentos de temporada

Consumir alimentos en el mes o época que le corresponde ayuda a respetar su ciclo natural de producción y a ser más respetuosos con el medio ambiente.

Disponer de cualquier fruta o verdura durante todo el año, sin entrar en consideraciones nutricionales, de sabor o textura, genera un gran consumo energético en toda la cadena productiva, desde su cultivo hasta llegar al consumidor.

2.-Reduce el consumo de “alimentos de largo recorrido”

El consumo de alimentos cercanos y estacionales  disminuye las emisiones de CO2 por Kg de alimento, ya que, igual que en el punto uno, contribuye a reducir las necesidades energéticas asociadas al transporte, distribución y almacenamiento.

Una dieta ecointeligente, reduce el consumo de alimentos de largo recorrido, favoreciendo la actividad agrícola local, dinamizando la economía y permitiendo la conservación de la biodiversidad agrícola autóctona.

Según estadísticas del INE 2011, en nuestro país se importaron más de 25 millones de toneladas de alimentos, lo que generó una emisión de más de 4 millones de toneladas de CO2. 

3.-Alimentos de producción ecológica

La agricultura ecológica utiliza técnicas respetuosas con el medio ambiente. No emplea productos químicos de síntesis (que en su fabricación y transporte producen grandes emisiones de gases de efecto invernadero), está menos mecanizada que el modelo intensivo y favorece la biodiversidad local.

Consumiendo alimentos ecológicos estás apoyando un modelo productivo que cuida el planeta y tu salud. Además el 35% de todos los alimentos ecológicos que se consumen en Europa proceden de España. El 75% de la producción ecológica española se dedica a la exportación. En España, el gasto medio anual de productos ecológicos es de 21 € por persona (frente a los 177 € de un suizo).

Si además incluyes más alimentos crudos en tu dieta ecointeligente, reducirás la factura eléctrica.

4.-Aumenta el consumo de proteína vegetal

Se estima que la actividad ganadera mundial es responsable del 18% de las emisiones de gases de efecto invernadero, un porcentaje mayor que la generada por todo el transporte.

Esto es debido a la deforestación para pastos y cereales, las emisiones intestinales de metano del ganado vacuno, del óxido nitroso de las heces, y el elevado consumo energético de granjas transporte, almacenamiento, refrigeración, gestión del estiercol y de los residuos asociados a las actividades agropecuarias y de fábricas que elaboran pienso, fertilizantes y medicamentos veterinarios.

Expertos en nutrición y cambio climático coinciden en que una dieta con mayor aporte de proteínas de origen vegetal que de carne, es más saludable tanto para nuestra salud como para la del planeta, por eso te proponemos una plant based diet con un consumo moderado de proteínas de origen animal y más abundancia de proteínas de origen vegetal

5.-Eficiencia energética en la cocina

Cocinar menos veces y hacer más cantidad

Es conveniente que te acostumbres a planificar lo que vas a cocinar, para aprovechar la energía que consumes cuándo pones al fuego la sartén, un cazo o enciendes el horno o el microondas.

Un truco es cocinar el doble de la cantidad de la receta y así tienes la comida para dos días, también puedes separar las raciones en tupper y tendrás varias comidas listas para llevarte al trabajo o salir de un apuro, cuándo llegas tarde a casa.

Otro truco para tu dieta ecointeligente, es aprovechar que haces un cocido el fin de semana y echar a cocer más legumbres y verdura, para en un periquete organizar un potaje o un caldo vegetal para otro día.

Cómo ahorrar energía en los fogones

Las cocinas de gas son en general más rápidas y eficientes que las eléctricas (vitrocerámica o inducción). Es conveniente que compruebes el etiquetado energético de tu cocina antes de comprarla.

La placa de inducción es más eficiente que la vitrocerámica, un truco que puedes hacer con ambas es, apagarlas unos minutos antes, para aprovechar su calor residual y reducir el consumo energético. Otro truco es utilizar ollas con fondo grueso para que difunda mejor el calor.

Recuerda tapar siempre las ollas mientras calientas el agua, o cocinas, para evitar que pierdan calor y acortar el tiempo de cocinado.

Más Olla exprés

La olla exprés te ayudará a reducir la factura de gas o electricidad, te ahorrará tiempo y además afecta menos al valor nutricional de los alimentos.

La olla exprés es una opción hasta un 70% más eficiente

Más Microondas

El microondas, a pesar de requerir bastante potencia para cocinar, reduce mucho los tiempos de cocinado, por lo que es una  opción eficiente, en especial si sois pocos en casa.

La cocción en microondas es entre 10 y 20 veces más rápida y ahorra entre un 60% y un 70% de energía en comparación con el horno convencional.

Menos horno

El horno, al ser más grande que el microondas, consume más energía para alcanzar la temperatura óptima y tarda más tiempo. Es uno de los electrodomésticos que más energía demanda por hora, por lo que utilízalo con moderación. No lo abras antes de tiempo o sólo las veces necesarias para comprobar el punto de cocinado.

Es conveniente, aprovechar toda su capacidad y cocinar a la vez varias cosas, por ejemplo, un pollo y una pizza o un flan al baño maría. Un truco es apagarlo 5-10 minutos antes para aprovechar el calor residual. 

6.-Aprovecha las sobras

Los hogares españoles tiran 1,5 millones de toneladas anuales de alimentos válidos para el consumo, lo que supone medio kilo por persona a la semana.

Trata de no tirar los restos de comida a la basura. Cocina la cantidad justa que vayas a comer o más cantidad si tienes pensado congelarla en tuppers o que te dure en la nevera para varios días. Almacena las sobras en la nevera, para que se mantenga en buen estado.

La cocina de aprovechamiento te permite aprovechar las sobras. Lo que no vayas a consumir, puedes darle una segunda oportunidad en tu dieta ecointeligente, en forma de cremas, purés, croquetas, ropa vieja, revueltos, salteados, salpicones, ensaladilla, empanada, migas, macedonias, sorbetes, batidos y un largo etcétera. 

8.-Electrodomésticos ecoeficientes

Compra electrodomésticos de etiquetado energético A. Aunque son un poco más caros, a la larga ahorrarás consumo eléctrico y estarás haciendo un uso ecoeficiente de los recursos.

Es importante que supervises el mantenimiento de tus electrodomésticos para evitar despilfarrar energía, te damos varias pistas:

Nevera

  • Supone el 20-30% del consumo de la vivienda, aunque su potencia no es muy grande, su uso es continuo (incluso en vacaciones). 
  • Selecciona un tamaño acorde al número de personas en casa. 
  • Regula el termostato: 5ºC la nevera y -18ºC el congelador.
  • Deja enfriar los alimentos antes de introducirlos en la nevera.
  • Asegúrate de que la puerta cierra bien y comprueba el aislamiento.
  • Descongela los alimentos dentro de la nevera.
  • Mantenla llena, aunque sea de agua.
  • Evitar que se forme hielo o escarcha.
  • Ábrela lo menos posible.
  • Sepárala de la pared.

Lavavajillas

El lavavajillas puede consumir menos agua y energía que lavando a mano, si sigues unas normas básicas:

  • Compra el de tamaño adaptado al número de comensales habituales.
  • Llénalo siempre antes de ponerlo en marcha.
  • No aclares la vajilla, o en todo caso, con agua fría.
  • Utiliza programas de lavado económicos y de baja temperatura.
  • Limpia con frecuencia el filtro.
  • Retira en seco los restos de alimento de la vajilla.

Reduce el consumo de agua

El agua caliente supone un 25% del consumo energético de la vivienda. Si ahorras agua caliente y fría, también ahorras indirectamente en la factura energética de la potabilización y la depuración:

  • Cierra el grifo mientras no usas el agua.
  • Hierve solo el agua necesaria y tapa la olla para que hierva antes.
  • Lava frutas y verduras vigilando la apertura y la cantidad de agua necesaria.
  • Instala perlizadores u otros dispositivos ahorradores de agua. 

9.-Planifica dónde comprar y la lista de la compra

En una dieta ecointeligente es muy importante el momento de la compra. Intenta ir caminando a plazas, tiendas o supermercados cercanos, estarás apoyando a los productores locales y consumirás alimentos frescos y de temporada. Al utilizar el coche aumentas las emisiones de gases efecto invernadero. 

Piensa y planifica de antemano los menús, calcula los ingredientes necesarios y escribe en una lista lo necesario, para evitar comprar de más y generar residuos innecesarios. Sobre todo con los alimentos perecederos. 

Intenta comprar a granel cuándo sea posible y alimentos que no estén sobreenvasados, para reducir los residuos plásticos. Sigue nuestro decálogo para una compra ecosostenible. 

10.-Separa y lleva los envases a reciclar

Cada día se tiran millones de envases de un solo uso. Recipientes que, en el proceso de fabricación, transporte, distribución y en el caso de que se reciclen, requieren de un gran consumo energético con grandes emisiones de CO2.

En tu dieta ecointeligente es muy importante separar los residuos y acercarlos al contenedor oportuno para que puedan ser reciclados.

Dieta ecointeligente. Destino residuos sólidos urbanos. Desperdicio Cero. Sobreenvasado alimentos. Alimentación sostenible

 

Dieta ecointeligente. Reciclado de envases. Desperdicio Cero. Alimentos sobreenvasados. Alimentación sostenible

Qué te ha parecido este reto Dieta Ecointeligente? Anímate a incorporarlo en tu día a día y cuéntanos tus progresos. 

Recuerda que nos puedes seguir a través de las Redes Sociales comFacebookTwitterPinterestGoogle +Instagram o nuestro Canal de Youtube.