Cada vez es más común el diagnóstico de la Hiperactividad Infantil con o sin Déficit de Atención. Los padres con niños hiperactivos o con déficit de atención se encuentran a menudo frustrados pues no saben cómo ayudar a sus hijos. Sigue los consejos de nuestros Nutricionistas sobre Dieta para hiperactividad y notarás rápidamente una mejoría en el grado de impusividad, comportamiento y capacidad de concentración.

Parece que existe una base genética en este transtorno y tiene carácter crónico, por lo que cuánto antes se mejoren los hábitos alimentarios y se reduzca el grado de inflamación a nivel neurológico, la evolución será más favorable, llegando incluso a retrasar o a no necesitar tratamiento farmacológico.

Está probado que una dieta equilibrada, baja en azúcares y aditivos y libre de toxinas, ayuda mucho a la función cognitiva, al control de impulsos y reduce la inquietud de estos niños. 

Dieta para hiperactividad y déficit de atención. Nuestros nutricionistas te dan las claves para mejorar la impulsividad, el comportamiento y la atención

Diferencias entre hiperactividad y déficit de atención

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurológico de carácter crónico, de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil y que se mantiene en la edad adulta en el 60% de los casos. Se caracteriza por la dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas, unido a la falta de control de impulsos.

Parece que la base de este transtorno es un fallo en el desarrollo de los circuitos cerebrales de inhibición y el autocontrol. Se clasifica según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales de la Asociación Americana de Psiquiatría DSM-V (2014) en tres subtipos de acuerdo a las principales características asociadas:

1. Combinado: si al menos 6 de los síntomas de atención y 6 de los síntomas de hiperactividad- impulsividad están presentes por un mínimo de 6 meses.

2. Predominantemente Inatento: si al menos 6 síntomas de atención, pero menos de 6 en el de impulsividad- hiperactividad están presentes por un mínimo de 6 meses.

3. Predominantemente Hiperactivo/Impulsivo: Si al menos 6 síntomas de hiperactividad-impulsividad están presentes, pero menos de 6 del ámbito de atención por un mínimo de 6 meses.

Neurotransmisores importantes en la estabilidad emocional

En estos niños o adolescentes se da un desequilibrio de neurotransmisores, que se puede compensar con una alimentación equilibrada que suministre alimentos precursores de los neurotransmisores inhibitorios y que reduzca la activación de los neurotransmisores excitatorios. 

Clasificación de los neurotransmisores. Dieta para hiperactiviad y déficit de atención

La serotonina y la dopamina, aunque se clasifican como excitatorios tienen un papel muy interesante en estos chicos, pues mejoran la autoestima y favorecen el refuerzo positivo, por lo que veremos más adelante cómo potenciarlos a nivel alimentario.

Es conveniente que estos niños y adolescentes practiquen ejercicio a diario: baile, bici, jugar en el parque, caminar, nadar, entrenar en un equipo, etc. La actividad física intensa activa la secreción de dopamina, un neurotransmisor clave para el buen comportamiento, la estabilidad emocional.

Dieta para hiperactividad con/sin déficit de atención

Se debe establecer un horario fijo de 5 comidas, teniendo en cuenta:

  • En todas las comidas debe haber: proteína, grasa e hidratos de carbono.
  • Tres comidas principales y uno/dos tentempiés.
  • No dejar pasar más de una hora, desde que te levantas sin desayunar.
  • No dejar pasar más de 4-5 horas entre comidas.
  • Si pasan más de 3 horas desde la cena a la hora de acostarse, debe tomarse un snack (tipo ½  mañana).

Hay que reducir al máximo (eliminarlos de la despensa) los siguientes alimentos por su contenido en azúcar oculto: chuches, bollería, cereales de desayuno, galletas, chocolate con leche, refrescos, zumos comerciales, salsas comerciales, mermeladas, mermelada, …

Dieta para hiperactividad y TDAH. Cuidado con el azúcar oculto, aprende a leer bien las etiquetas.

Es importante también evitar los yogures con colorante rosa o naranja porque también son excitantes a nivel neurológico.

Se debe moderar el consumo de grasas desfavorables (grasas saturadas -carne grasa, tocino, mantequilla, panceta, embutidos grasos, quesos ricos en grasas, yemas de huevo- y grasas trans: -bollería, cereales de desayuno, galletas, chocolates, bombones-), etc.

Es importante que en la dieta para la hiperactividad y déficit de atención se incluyan los siguientes alimentos que facilitan el equilibrio de los neurotransmisores:

Dieta para hiperactividad. Fuentes alimentarias de neurotransmisores

Es muy interesante el aporte de alimentos ricos en triptófano, porque es un precursor directo de la serotonina.

Dieta para hiperactividad, TDAH, déficit de atención. Alimentos ricos en Triptófano. Serotonina

Ejemplo de menú semanal para TDAH y déficit de atención en niños

  Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Domingo
Desayuno
  • Leche/ bebida vegetal.
  • 3 nueces o 9 avellanas/almendras.
  • Elige una opción:
    • Pan tumaca (40 g pan integral, tomate restregado, 1 cucharada de aceite y 1 loncha jamón serrano) y una pieza de fruta. (Sin frutos secos).
    • 2 rollitos de jamón o pavo y 2 piezas de fruta.
    • Bocadillo de fiambre magro -jamón serrano, cocido, pavo, lomo-, queso o salmón ahumado (40 g pan integral y 2 lonchas).
    • Cereales con leche, 2 lonchas de fiambre magro y 3 nueces.
    • 1 yogur, 2 lonchas de fiambre magro o queso y una pieza de fruta.
    • Huevo a la plancha, pasado por agua o revuelto y una pieza de fruta.
Media mañana OPCIÓN 1: Bocadillo (pan de panadería) de pavo, jamón, jamón cocido o queso Berenguela.

OPCIÓN 2: 1 fruta, 1 loncha jamón y 1 nuez

OPCIÓN 3: 1 fruta y yogur bebible

Comida Ensalada   lechuga, tomate, cebolla y zanahoria rallada

 

Pescado a la plancha

Espinacas con una patata cocida

 

Filete de ternera

Caldo vegetal

Pollo al horno (sin piel)

Ensalada

 

Carne asada

Caldo vegetal

 

Rapante a la plancha

Menestra

Pechuga de pavo

Puré

 

Pescado al horno

Merienda Igual que a media mañana
Cena Tortilla francesa

 

Ensalada de tomate o 1 fruta

Pescado a la

plancha con 1 patata cocida

Arroz tres delicias Ensalada coherente Queso fresco con 3 nueces Judías verdes con jamón Tortilla francesa

 

Ensalada de tomate o 1 fruta

TDAH y cafeína

El café, la coca-cola y el té provocan un efecto paradójico en estos niños, mejoran la capacidad de concentración y reducen el nerviosismo, por lo que son de ayuda en una dieta para hiperactividad. 

La cafeína es un estimulante del SNC leve que puede ser utilizado en niños con TDAH, adolescentes y adultos. La dosis terapéutica en una dieta para hiperactividad es de 2,5-5 mg cafeína /Kg /día:

  • Equivalencia con 5 mg de metilfenidato: 15 mL café = 45 mg cafeína en desayuno y comida= 90 mg/día.
  • Equivalencia con 18 mg de metilfenidato: 132-189 mL café = 360 mg cafeína/día

La vida media, o el tiempo que tarda en perder su eficacia es semejante. El metilfenidato debe administrarse cada 2-3 horas (salvo los comprimidos de liberación retardada) y la cafeína, empieza su acción terapéutica a los 45 minutos de ingerirla y pierde su eficacia a las 3-4 horas. 

El consumo medio diario de cafeína en adultos y adolescentes estadounidenses es de 260-300 mg/día, pero una de cada cuatro personas consume más de 600 mg/día. 

DATOS AMÉRICA (180 ml = 1taza )                              DATOS ESPAÑA

  • Café expreso (300 mg)                                     35-50 ml (95-115 mg)
  • Café italiano (180 mg)
  • Café colado (97-125 mg)     
  • Café instantáneo (60-70 mg)
  • Café descafeinado (2-4 mg)
  • Té en bolsitas (50-75 mg)
  • Té negro (40-60 mg)
  • Mate (10-60 mg)
  • Cacao (10-17 mg)
  • Barra de chocolate (60-70 mg)
  • Coca Cola 360 ml (lata): (40-65 mg)
  • Pepsi Cola 360 ml (lata) 45
  • Redbull = 237 mL= 80 mg

 Psicobióticos y TDAH

La alteración de la microbiota (flora intestinal) desde el nacimiento, se relaciona con alteraciones de la conducta. Los partos por cesárea, la lactancia artificial, el exceso de antibiócos y el estrés, alteran el equilibrio de la microbiota.

Las bacterias intestinales actúan en el eje intestino-cerebro. De aquí deriva el término psicobiótico,  un tipo de probiótico o bacterias capaces de producir y suministrar sustancias neuroactivas tales como ácido gamma-aminobutírico (GABA) y serotonina.

Estos efectos son mediados a través del nervio vago, la médula espinal o los sistemas neuroendocrinos. El síndrome de intestino irritable se trata hoy en día con Bifidobacterium infantis, que activa el sistema serotoninérgico y con Lactobacillus rhamnosus, que libera GABA y también tiene acción ansiolítica.

Aunque todavía queda mucho por investigar, en una dieta para hiperactividad pueden tener utilidad Bifidobacterium longum y Lactobacillus rhamnosus como productores de GABA. Además, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus rhamnosus GG, Lactobacillus helveticus, Bifidobacterium infantis, Bifidobacterium bifidum, Bifidobacterium longum, Estreptococus, E. Coli y Enterococos como productores de serotonina.

Esta es la base de una nueva ciencia conocida como neurogastroenterología y que resulta indispensable para integrar la salud intestinal a la salud emocional. El futuro de la dieta para hiperactividad, son los psicobióticos.

Más información dieta para hiperactividad:

CIE 10 (1994). Trastornos mentales y del comportamiento. Madrid: Meditor.

American Psychiatric Association (2014). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), 5ª Ed. Madrid: Editoral Médica Panamericana.

American Psychiatric Association. (2013). Diagnostic and statistical manual of mental disorders (5th ed.). Washington, DC: Author.