Los disruptores hormonales son tóxicos medio ambientales que confunden a tu sistema hormonal, por el parecido que tienen sus moléculas con algunas hormonas. Este término deriva del inglés Endocrine Disrupting Chemicals (EDCs).

Estos contaminantes medioambientales tienen estructuras similares a algunas hormonas (estrógenos, andrógenos, hormonas tiroideas…) por lo que alteran el funcionamiento de los ejes hormonales.

Se han relacionado con infertilidad, malformaciones, problemas de tiroides, disfunciones del aparato reproductor, pubertad y menopausia precoz, tumores homonodependientes, neurotoxicidad, nuevos síndromes, entre otras patologías.

Los disruptores hormonales son tóxicos medio ambientales que confunden a tu sistema hormonal, por el parecido que tienen sus moléculas con algunas hormonas.

Dónde están los disruptores hormonales

Tradicionalmente las vías de contacto con disruptores endocrinos en humanos más frecuentes eran los residuos de pesticidas en alimentos, el revestimiento interno de las latas de conserva que contenían bisfenol; las resinas epoxy de los pegamentos; el plástico con el que estaban fabricados los biberones; los ftalatos de algunos plásticos; el espermicida de los preservativos; la base del composite dental; detergentes industriales; algunos filtros solares y cosméticos.

La ingesta de carne de animales tratados con hormonas, también se ha relacionado con alteraciones hormonales.

Por otra parte, la creciente administración de tratamientos hormonales o de la píldora anticonceptiva y la eliminación por orina de los mismos, provoca una contaminación de los acuíferos y la integración en la cadena alimentaria de nuevos disruptores endocrinos.

La creciente prevalencia en la mujer de tumores hormono-dependientes (mama, ovario…) y, esterilidad ligada a endometriosis también se ha relacionado con el efecto de los disruptores hormonales.

Según la teoría de la programacion fetal, los momentos más críticos de exposición a lo disruptores hormonales son las etapas embrionaria, fetal y la primera infancia (lactancia materna), al encender y apagar ciertos genes, que pueden permanecer latentes hasta la edad adulta o manifestarse en las siguientes generaciones.

Efectos de los disruptores hormonales

Los disruptores hormonales pueden ejercer varias acciones sobre el sistema endocrino, derivados de su capacidad de:

  • Mimetizar la acción de las hormonas endógenas;
  • Antagonizar la acción de las hormonas;
  • Alterar su patrón de síntesis y metabolismo o
  • Modular los niveles de los receptores correspondientes.

Como los disruptores hormonales se acumulan en la cadena alimentaria, la vía de entrada mayoritaria es la digestiva. Para la mayoría de estos contaminantes hormonales existe un patrón de incremento de la carga corporal con la edad.

Como estos compuestos son muy lipofílicos, es decir,  tienen una gran afininidad por el tejido graso y son muy estables químicamente, se suele buscar su presencia en el tejido adiposo, leche, fluidos de quistes mamarios, cordón umbilical,  hígado y pulmón.

Las autoridades sanitarias deben adoptar el «principio de precaución» para establecer un control más estricto sobre estos contaminantes ambientales, sobre todo los presentes en alimentos y en bienes de consumo.

Trucos para reducir la exposición a los disruptores endocrinos

Es muy difícil evitar exponerte a ellos al 100 % pero puedes reducir su impacto si sigues estos consejos

Botellas de plástico

Pueden contener fltalatos, que se liberan por exposición al calor o al sol. Es mejor utilizar un filtro y beber agua del grifo, o comprar botellas de agua de vidrio.

Tuppers de plástico

Procura calentar los alimentos y bebidas en envases de cristal. El Bisfenol A, conocido también bajo las siglas BADGE o BPA, es un químico que se utilizaba en la fabricación de plásticos, tuppers, bricks, latas de conserva, papel film, tickets de compra, coberturas de tanques, barnices de maderas y suelos, tintas de impresión, base de composites dentales, ortopedia e incluso en algunos productos de puericultura como los biberones.

También se emplean como aditivos de otros materiales plásticos como resinas vinílicas y acrílicas y en gomas naturales y sintéticas. Están presentes como materia prima en la elaboración de otros plásticos como el policarbonato o la baquelita. En el año 1999, presenté mi tesina sobre la presencia del BADGE en latas de conserva.

Cosmética

Procura usar productos de calidad farmacéutica sin parabenos que se usan como conservantes ni triclosán que es un antibacteriano. En 2017 se prohibió el uso de triclosán en la higiene pero no en cosmética, por eso es importante que leas bien las etiquetas y elijas cosméticos de calidad.

Sartenes con teflón

Cuándo el recubrimiento de teflón de la sartén se daña, es mejor que la tires, pues puede liberar PFOA un disruptor hormonal  preligroso que puede mezclarse con tu comida. Opta por las sartenes de hierro fundido o cerámica, son antiadherentes y no llevan teflón.

PFOA en palomitas y comida rápida

El ácido perfluorooctanoico tiene propiedades tensioactivas. También se utiliza para evitar que la grasa traspase la bolsa o el paquete de palomitas o de comida rápida.

En 2013, Gore-Tex eliminó el uso de PFOAs en la fabricación de sus tejidos funcionales resistentes a la lluvia y frío.

Bandejas de Poliespán

El poliespán también conocido como porexpan, EPS o poliestireno expandido, pueden liberar poliestireno en contacto con alimentos o bebidas calientes. Ojo con los take away!

Productos de limpieza

Todos los productos de limpieza contienen disruptores endocrinos como el triclosán, tensoactivos, almizcles sintéticos… Procura usar detergentes biodegradables, amoníaco, bicarbonato o vinagre.

Ropa

Los estampados plastificados y las prendas técnicas que resisten el viento, la lluvia o el fuego (propiedades ignífugas), pueden contener disruptores endocrinos. Comprueba siempre el etiquetado y compra más tejidos naturales como algodón, lino, seda…

Hogar

En tu casa estás rodeado de utensilios plásticos, mando de la tele, teléfono, acabados de los electrodomésticos, etc. Si tu colchón tiene un tratamiento retardante para el  fuego también estás en contacto cada noche con disruptores endocrinos.

Grasas animales

Los disruptores endocrinos son muy lipofílicos, por lo que están presentes en mayor concentración en alimentos ricos en
grasa animal como carne, leche, pescado, huevos y derivados. Aunque todos los alimentos contienen trazas de ellas. Te recomendamos que incrementes en tu alimentación las proteínas de origen vegetal

Si te ha gustado este artículo, síguenos en nuestras RRSS,  FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube para recibir todos nuestros consejos.