La nuez de Brasil, natural de la selva amazónica, es una semilla procedente del árbol milenario Bertholletia excelsa, nativo de Sudamérica, que tiene 40 metros de altura y tronco de corteza grisácea que puede alcanzar los 2 metros de diámetro.

Origen de la nuez de Brasil

La nuez de Brasil, nuez amazónica, castaña o coquito de Brasil, madura una vez al año y se recolecta en la selva amazónica (Bolivia, Brasil y Perú) entre los meses de diciembre a marzo. En la región norte de la amazonia boliviana se dan las mejores condiciones para el desarrollo de este árbol.

Miles de familias basan su economía en la nuez de Brasil y cada año, dejan su hogar para adentrarse en la selva y recolectar estas semillas.

Las nueces de Brasil crecen dentro de unos cocos que los recolectores parten hábilmente para extraer las nueces que almacenan en sacos y llevan a los depósitos situados en la propia selva. De estos centros de acopio pasan a los centros de procesamiento a través, principalmente, de transporte fluvial o también de tractores agrícolas y camiones.

El mayor centro de procesamiento de la nuez de Brasil se encuentra en Riberalta, Bolivia. El producto se pesa y pasa al proceso de deshidratación, llevada a cabo en grandes cilindros con vapor seco donde la semilla pierde humedad y gran cantidad de impurezas.

Posteriormente la someten a elevadas temperaturas y es rociada con agua fría inmediatamente después; lo que se consigue con este choque térmico es separar la nuez de la cáscara. Tras pesar nuevamente el producto, éste se transporta a la factoría, donde se elimina la cáscara y se selecciona atendiendo a su calidad.

El siguiente proceso es clasificar las nueces por tamaño para posteriormente volver a deshidratarlas. El último paso consiste en envasarlas al vacío en bolsas de aluminio y almacenarlas en cajas que serán transportadas para su comercialización final.

Propiedades nutricionales de la castaña de Brasil

Las nueces de Brasil son muy interesantes por su aporte de grasas saludables omega-3 y omega-6, vitaminas y minerales. Mantienen su memoria universal, por lo que tonifican y refuerzan el sistema nervioso y el metabolismo y son un gran aliado antienvejecimiento.

Además aportan potasio, que nos ayuda a regular la tensión contrarrestando el efecto de la sal que ingerimos. También interviene en la contracción muscular, protege frente a la artritis, favorece la transmisión de impulsos nerviosos, forma parte de los huesos e interviene en la producción de proteínas a partir de sus aminoácidos.

Son ricas en fósforo, por lo que ayudan a prevenir la caries y a mantener la masa ósea.

Aportan magnesio, un mineral indispensable para el correcto mantenimiento de los huesos, el corazón y los dientes. Tiene un papel fundamental en el metabolismo energético y favorece, al igual que el potasio, la transmisión de impulsos nerviosos.

Las nueces de Brasil nos proporcionan también el mineral más abundante en nuestro cuerpo: el calcio. Sus recomendaciones de consumo son especialmente elevadas durante la infancia, la adolescencia y el embarazo. Previene la osteoporosis, participa en la coagulación de la sangre, en la absorción de la vitamina B12 y estimula la secreción hormonal.

Estas semillas contribuyen a proteger nuestras células frente al envejecimiento gracias al selenio que contienen, éste es un potente antioxidante natural.

Además, contienen las vitaminas antioxidantes E y C, así como vitaminas del grupo B, necesarias para el metabolismo energético y activar la vitalidad. Vitamina B1, B2, que también contribuye en la visión normal y a la salud de la piel; B3, que además favorece la buena salud de nuestro aparato digestivo, y B6, que participa en el metabolismo de proteínas y ayuda en la producción de glóbulos rojos.

Recetas con nueces de Brasil

Ensalada de berros con nueces de Brasil

Ingredientes para 4 personas:

– 1 manojo de berros
– 1 achicoria pequeña
– 1 manojo de alfalfa
– 1 zanahoria
– 1 puñado de nueces de Brasil
Para el aliño:
– 1 cuch. mostaza de Dijon
– 1 cdta. cebolla en polvo
– 1 cdta. vinagre de Módena
– 4 cuch. aceite de oliva v.e.
– Sal

Preparación:

Lava bien los berros pues suelen tener mucha tierra. Una vez limpios ponlos de fondo de una ensaladera y añade la achicoria cortada en juliana fina, la zanahoria cortada en láminas con un pelador, los brotes de alfalfa y las nueces de Brasil picadas a mano por encima.

Aliño: empezando por la mostaza y removiendo con unas varillas, añade, la sal, la cebolla en polvo, el vinagre balsámico y por último el aceite de oliva siempre al hilo y poco a poco. Lo ideal es añadir el aliño en la ensalada justo antes de comerla cuando ya esté servida en el plato.

Nota: Puedes decorar con trocitos jamón serrano tostado.

Tofu con pimientos del piquillo y nueces de Brasil

Ingredientes para 4 personas:

– 400 g de tofu
– 8 pimientos de piquillo
– ¼ cebolla morada
– 1 diente de ajo
– 1 cuch. de stevia
– 1 cuch. reducción Pedro Ximénez (o vinagre balsámico)
– Pimienta negra
– Perejil fresco
– Sal
– 50 g aceite de oliva virgen extra
– 8 nueces de Brasil

Preparación:

Corta el tofu en dados, sécalo bien y ponlo en un cuenco amplio. Pica los piquillos, pela le cebolla y pícala pequeña. Pela el diente de ajo, retira el germen del interior y pícalo muy menudo. Incorpora estos ingredientes y las nueces de Brasil al tofu.
Pica las hojas de perejil y añádelo junto con la stevia y la reducción o el balsámico al cuenco. Salpimienta la preparación y mezcla bien.

Si tienes alguna duda sobre este post o nos quieres comentar alguna cosa relacionada, nos puedes dejar un comentario aquí o a través de nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube.

Si quieres que te enviemos menús semanales para organizarte mejor y comer más sano, puedes encargarlos en el siguiente link:

Apúntate al reto 2020 !!