El trigo sarraceno es un pseudocereal de alto valor biológico pues contiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita. Descubre en este post qué puede aportar a tu dieta este magnífico alimento apto para celíacos.

Origen del trigo sarraceno

El trigo sarraceno, también conocido como alforfón, tiene sus orígenes en Asia Central, siendo Rusia su principal productor y consumidor. Según los historiadores, los monjes griegos accedieron a Rusia con el fin de difundir el cristianismo y llevaron consigo unos granos de alforfón para subsistir durante su travesía. Los rusos adoptaron este pseudocereal en su alimentación y lo denomiraron grechka haciendo referencia al origen de los monjes.

En la actualidad, el alforfón se consume prácticamente a diario en el país más grande del mundo: en el desayuno, como papilla, gachas, pan, croquetas, como acompañante de la carne y los hongos o setas.

El trigo sarraceno se consume en Europa desde el siglo XVI y en España se cultiva principalmente en La Garrocha, una comarca de la provincia catalana de Gerona, donde las condiciones climatológicas proporcionan un entorno adecuado para el correcto desarrollo de la planta.

Propiedades nutricionales del trigo sarraceno

Con un 10-13% de proteínas de alta biodisponibilidad, el trigo sarraceno contiene fibra y grasas mono y poliinsaturadas. Tiene más proteínas que el arroz, el trigo y el mijo, y es rico en ácidos grasos omega 6.

Aporta fibra insoluble que nos ayuda a controlar el apetito y a regular el tránsito intestinal y fibra soluble, con capacidad prebiótica para favorecer el bienestar de nuestra microbiota intestinal, población de bacterias que vive en nuestros intestinos y que es primordial mantener en correcto equilibrio pues es una potente barrera frente a organismos patógenos.

El aporte de vitaminas del grupo B que nos aporta el trigo sarraceno reduce el cansancio y la fatiga, también contiene vitamina E, un potente antioxidante que protege nuestras células de los radicales libres, y gran cantidad de minerales: cobre, esencial para fortalecer los huesos y el sistema inmune, participa en la maduración de los glóbulos rojos y blancos; fósforo, que también ayuda a mantener los huesos y dientes fuertes; magnesio, un bálsamo para el sistema nervioso, que reduce el cansancio y favorece el bienestar emocional y de efectos antiinflamatorios; manganeso, que refuerza la memoria y disminuye el cansancio; potasio, que reduce la retención de líquidos e interviene en las comunicaciones neuromusculares; zinc, que refuerza el sistema inmunitario; selenio, potente antioxidante e inmunoestimulante que interviene en el metabolismo de los lípidos; y hierro, indispensable para el correcto transporte de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

El trigo sarraceno es apto para celíacos, diabéticos y personas con obesidad ya que no contiene gluten, ejerce una acción de regulación de las grasas y del azúcar en sangre. Se trata de un alimento con un bajo índice glucémico muy recomendable también para deportistas durante las etapas de entrenamiento y competiciones.

En dietas veganas y vegetarianas, el trigo sarraceno es una buena opción como fuente de proteínas de origen exclusivamente vegetal pues, proporciona la totalidad de los aminoácidos esenciales que nuestro cuerpo necesita obtener a través de la alimentación. Además, el hierro que contiene es considerablemente mayor que el que aportan los cereales, por lo que es un alimento a considerar en aquellos individuos que presenten anemia ferropénica.

Recetas con trigo sarraceno

Trigo sarraceno con alcachofas

Ingredientes para 4 personas:
– 200 g de trigo sarraceno
– 1 cebolla
– 4 alcachofas
– 50 g aceite de oliva virgen extra
– Sal
– Tomillo

Preparación:
Saltea la cebolla cortada en tiras. Cuando esté dorada, añade las alcachofas previamente cortadas en láminas. Añade el trigo sarraceno previamente lavado, dos medidas en volumen de agua, la sal y el tomillo. Cuécelo media hora y sirve.

Trigo sarraceno con verduritas

Ingredientes para 4 personas:
– 200 g calabaza
– 300 g calabacín
– 8 champiñones
– 1 cebolla
– 160 g trigo sarraceno
– 2 cuch. de aceite de oliva virgen extra
– 1 pizca de sal

Preparación:
Cuece el trigo sarraceno según las instrucciones del fabricante. Escúrrelo y reserva.
Pela y corta las verduras en trocitos y dóralas en una sartén a fuego medio. Añade sal, el trigo sarraceno y remueve.

Pan de quinoa y trigo sarraceno

Ingredientes:
– 100 g quinoa molida
– 130 g harina de trigo sarraceno
– 1/2 sobre de levadura
– 50 g semillas de lino
– 250 ml agua templada
– 2 cuch. de aceite de oliva virgen extra
– 1 pizca de sal

Preparación:
Precalienta el horno a 180ºC. Mezcla todos los ingredientes en un bol a excepción del agua y el aceite, que deberás ir incorporando poco a poco hasta obtener una masa densa y pegajosa.
Introduce la masa en un recipiente apto para horno y haz un par de cortes en la parte superior de la masa.
Hornea 35 minutos.

Si tienes alguna duda sobre este post nos puedes dejar un comentario aquí o a través de nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube.

banner marzo
Quiero concertar visita por whatsapp whatsapp
Apúntate al reto 2020 !!