El ghee es una mantequilla clarificada que se utiliza con frecuencia en la cocina india y paquistaní y que ha alcanzado gran popularidad gracias a la dieta a prueba de balas. Descubre en este post qué es y cómo utilizarla en tus preparaciones culinarias.

Origen del ghee

Encontramos las primeras menciones sobre el ghee en textos antiguos del pueblo hindú. En ellos se le atribuían propiedades curativas y afrodisíacas.

Aunque originalmente se utilizaba leche de búfala para su elaboración, actualmente se emplea principalmente la leche de vaca.

Propiedades nutricionales del ghee

El ghee está libre de proteínas, azúcares y agua, por lo que los intolerantes a las proteínas de la leche de vaca y los intolerantes a la lactosa pueden consumirlo.

Es rico en vitaminas liposolubles: A, potente antioxidante que juega un papel fundamental en la función visual; D, que estimula la absorción de calcio y es esencial para mantener los huesos y dientes en estado óptimo; E, antioxidante protector frente a enfermedades cardiovasculares y K, que participa en la coagulación sanguínea y permite la fijación de calcio.

Si tienes problemas digestivos, te animamos a que sustituyas la mantequilla por ghee, ya que estimula la secreción de ácidos gástricos proporcionando una notable mejoría en las digestiones. Ten en cuenta que es una grasa y debes consumirla con moderación.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Isfahan de Ciencias Médicas de Irán, determinó que el consumo de ghee tiene efectos beneficiosos sobre la salud cardiovascular, pues tiene la capacidad de disminuir los triglicéridos y elevar el colesterol HDL, el colesterol «bueno».

En la medicina tradicional india se emplea comunmente en quemaduras y como tónico expectorante, así como en tratamientos de belleza, como hidratante corporal y mascarilla capilar.

Recetas con ghee

Elaboración artesanal

Puedes elaborar ghee en tu casa a partir de mantequilla. Colócala en una olla a fuego lento y cuando esté completamente derretida apaga el fuego y deja reposar unos minutos. Con ayuda de una espumadera, elimina los grumos que se han quedado en la parte superior. Posteriormente, vierte la mantequilla clarificada en un recipiente con mucho cuidado pues en el fondo quedan sólidos lácteos que no debes incorporar. Ya tienes tu ghee preparado para utilizar.

Solomillo de cerdo al whisky

Ingredientes para 4 personas:
– 2 solomillos de cerdo
– 4 dientes de ajo finamente picados
– 200 ml de whisky
– 200 ml de caldo de pollo
– 100 ml de leche
– 30 g de ghee
– 3 cuch. zumo de limón
– 1/2 cuch. comino molido
– 1 pizca harina de maíz
– 50 g aceite de oliva virgen extra
– Sal
– Pimienta

Preparación:
Corta el solomillo en rodajas (dos dedos de ancho), salpimienta y dóralo por ambas partes, solo vuelta y vuelta. Retira y reserva. En el mismo aceite sofríe el ajo, hasta que se dore, entonces añade el whisky, sube un poco el calor y cuando pasen 2 minutos echa el limón, el ghee, el caldo, la leche, el comino y la harina de maíz (para espesar la salsa). Déjalo hacerse otros 2 minutos a fuego fuerte. Incorpora el solomillo y espera a que se haga durante 5 minutos.

Petits choux con mahonesa de naranja y gambitas

Ingredientes para 4 personas:
– 680 g de pasta choux
– 1 huevo
– 75 g colas gamba peladas
– 3 cuch. pistachos picados
– 1 pizca de sal
Pasta choux:
– 250 ml de agua
– 150 g de harina
– 100 g ghee
– 3 huevos grandes
– 1 pizca de sal
Mahonesa de naranja:
– 150 ml de aceite girasol
– 50 ml aceite oliva suave
– 1 naranja
– 1 huevo
– 1 pizca de sal

Preparación:
Para la pasta choux: lleva a ebullición el agua con el ghee y una pizca de sal. Cuando rompa a hervir, agrega la harina de una vez y remueve hasta que la masa se despegue de las paredes de la cazuela. Retira del fuego y deja reposar la masa unos minutos para que se entibie.

Añade los huevos, de uno en uno, hasta que queden perfectamente integrados. La masa debe quedar fluida pero no líquida, de forma que al alzarla con una cuchara forme un pico.

Dispón la masa en una manga pastelera con boquilla rizada y forma montoncitos en una fuente engrasada. Píntalos con la yema de huevo y hornea a 200ºC, 15 minutos. Después hornéalos otros 5 minutos a 175ºC. Déjalos enfriar.

Para la mahonesa: exprime la naranja y cuece el zumo en un cazo al fuego hasta que reduzca a la mitad. Bate el aceite de girasol con el de oliva, un huevo, el zumo de naranja reducido frío y una pizca de sal hasta que espese como una mahonesa. Pica las gambas en trozos muy pequeños.

Mezcla la mahonesa con las gambas picadas y disponlas en una manga pastelera. Abre los petits choux con unas tijeras y rellénalos con la preparación. Pincela ligeramente la superficie con clara de huevo batida y espolvorea encima los pistachos picados.

Si tienes alguna duda sobre este post o nos quieres comentar alguna cosa relacionada, nos puedes dejar un comentario aquí o a través de nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestInstagram o nuestro Canal de Youtube.

banner marzo
Quiero concertar visita por whatsapp whatsapp
Apúntate al reto 2020 !!